Política

Las fronteras y escuelas serán las últimas en abrirse, remarcó Marito

Presidente reiteró que medidas restrictivas seguirán duras en zonas fronterizas –mal custodiadas– y en instituciones educativas, áreas consideradas más vulnerables para la transmisión del Covid-19.

El presidente Mario Abdo Benítez reiteró ayer que las fronteras y las escuelas seguirán cerradas a fin de prevenir la propagación del coronavirus. Adelantó que está optimista en que se pueda avanzar en la segunda fase de la cuarentena inteligente para recuperar la dinámica económica.

“Eso es categórico. Lo último que vamos a hacer es la apertura de las fronteras y la apertura de las escuelas y de los colegios. Son los dos focos más vulnerables y donde existe mayor posibilidad de que ingrese el virus con una carga fuerte y segundo que haya propagación a través de lo que mueve todo el sistema educativo”, aseveró ayer el jefe de Estado en Caaguazú, hasta donde se trasladó para la inauguración de un tramo vial de J. Eulogio Estigarribia con Raúl Arsenio Oviedo y Nueva Toledo.

En declaraciones a la prensa, Mario Abdo defendió la efectividad y el resultado de la cuarentena obligatoria realizada por los compatriotas que llegan del extranjero en los distintos albergues. Dijo que, de lo contrario, habría un verdadero caos sanitario en el país por la pandemia.

“Si no se le contenía a esa gente en los albergues y no se hacía que se respete la cuarentena, hoy hubiésemos estado en un caos sanitario”, enfatizó el mandatario.

Ante los cuestionamientos que surgen hacia el Gobierno, el presidente dijo que hay cuestiones que se pueden mejorar. Pidió solidaridad a los paraguayos y comprensión “ante esta situación que nadie planificó”.

Nuevamente sacó a relucir que los hospitales están vacíos y no hay enfermos de Covid-19 en las camas de terapia intensiva.

MEDIDAS DURAS. Refirió que hay un intenso control de las fronteras con Brasil y reconoció que no es tarea fácil el monitoreo. Sostuvo que hay que colaborar y no solamente criticar todo lo que se está haciendo para contener la enfermedad en el territorio.

Brasil ya es el tercer país con más infectados en el mundo y comparte con Paraguay 1.367 kilómetro de frontera, que son mal custodiadas.

“Ojalá que todos nos pongamos la camiseta roja y podamos contribuir con ese trabajo que se está haciendo de contención y está dando resultados”, aseveró Abdo destacando que las medidas asumidas están permitiendo que el sistema de salud no este completamente saturado.

Agregó que la pandemia es un problema social que afecta principalmente a las ciudades de frontera. “No podemos abrir aún las fronteras mientras haya una propagación importante del virus en nuestros países hermanos y vecinos”, sostuvo.

Aprovechó para brindar su solidaridad a los gobiernos de Argentina y Brasil por la situación que están viviendo, principalmente en este último, donde las cifras de enfermos y fallecidos son alarmantes.

“Mi solidaridad con la República Federativa de Brasil que está pasando un momento muy difícil. Nuestra solidaridad y acompañamiento en la lucha para mitigar la propagación del virus y también con la República Argentina, ambos presidentes son grandes amigos y nuestra solidaridad con esos pueblos que nos tocan de cerca”, significó Abdo Benítez.

Acotó que cuando se refiere que hay una amenaza con Brasil no lo hace de una manera despectiva, sino haciendo una referencia “a algo objetivo” que ocurre en Brasil.

Abdo consideró positivo el resultado de la fase que se está llevando adelante en esta primera etapa, teniendo como parámetro que los aumentos de casos de coronavirus en Paraguay son todos importados de connacionales que están viniendo de otro país. “No hay mucha circulación del virus a nivel comunitario y eso nos permite ser relativamente optimistas sin relajarnos y optimistas en avanzar en la siguiente fase que va a permitir cuidar el empleo y recuperar la dinámica económica”, sentenció.

La evaluación del impacto se hará el jueves o viernes.

Si no se le contenía a esa gente en los albergues, hoy hubiésemos estado en un caos sanitario. Mario Abdo Benítez, presidente de la República.

Dejá tu comentario