Opinión

La reforma educativa y el uso de celulares en las aulas

 Wendy Marton – @WendyMarton

Wendy MartonPor Wendy Marton

Mientras la tecnología avanza, la educación en las escuelas y colegios no supo acompañar el proceso acelerado de crecimiento y hoy se sigue discutiendo qué hacer ante el uso de celulares en las aulas.

Hace un par de años, una profesora chilena fue noticia cuando solicitó a sus alumnos crear memes sobre el libro Cien años de soledad, de Gabriel García Márquez.

Gracias a esta iniciativa, logró que los estudiantes se interesen en la literatura y utilicen elementos actuales para graficar la historia.

La profesora de Lengua y Comunicación, Jacqueline Bustamante, supo aprovechar un elemento que está presente día a día en los hogares de sus alumnos, y brinda consejos, tips sobre Gramática, métodos de lectura y ortografía que comparte con sus estudiantes a través de las redes.

Esta situación se contrapone a lo que rige desde setiembre de este año en Francia, que se convirtió en el primer país en el mundo en prohibir el uso de teléfonos móviles en las aulas.

Ahora, una iniciativa parlamentaria presentada en el Senado paraguayo establece limitar el uso de celulares en las aulas de las instituciones educativas de enseñanza en el país. El proyecto plantea, entre otras cosas, que los alumnos podrán utilizar los celulares cuando se trate de uso pedagógico.

Pero ¿hasta qué punto es bueno prohibir el uso de celulares en las aulas?

Si bien el porcentaje de adicción al uso de teléfonos móviles va en aumento, la educación escolar debería incluir el tratamiento de este problema como parte de la materia de Sicología, por un lado, y reorientar la educación de manera que ayude a los alumnos en el aprendizaje del día.

Hace rato que Paraguay necesita hacer una reforma educativa. Así, podría contemplar el uso de celulares en las aulas, para ayudar a que los estudiantes aprendan más sobre historia.

Podría, por ejemplo, pedirse a los alumnos que aprovechen las aplicaciones para crear videos o gráficos sobre la Guerra contra la Triple Alianza, adaptando el lenguaje que hubiese utilizado el mariscal Francisco Solano López con los soldados si hubiese contado con telefonía celular.

O que grafiquen cómo hubiese sido la conversación a través de un grupo de WhatsApp para planear la Independencia del 14 y 15 de mayo de 1811 por parte de José Gaspar Rodríguez de Francia, Pedro Juan Cavallero, Vicente Ignacio Iturbe, Fulgencio Yegros, entre otros.

O utilizar también los recursos gráficos para la siempre tan complicada enseñanza de las matemáticas.

Recorrer países, con la ayuda de internet, para saber más sobre su geografía o cultura, y así interesarlos más sobre los conflictos armados, migraciones, entre otros. Quizá si hoy mismo pudiese seguirse el rastro de la caravana de migrantes centroamericanos con destino a Estados Unidos, los jóvenes podrían comprender la problemática que empuja a miles de personas a dejar sus países a causa de la situación económica o política.

O aprovechar que algunos youtubers paraguayos viven en zonas inundables para contar la problemática de personas que se ven afectadas por la inundación.

La tecnología es una aliada que no es aprovechada por un sistema educativo perimido. Quizá sea hora de escuchar las sugerencias de los estudiantes y aprovechar el uso de celulares para lograr una mejor educación.

Dejá tu comentario