Economía

La rebaja de costos en Itaipú debería beneficiar al consumidor, según expertos

La baja del costo de la energía de Itaipú a partir del 2023 por la extinción de la deuda de la usina plantea un nuevo escenario. Abogan para que los beneficios lleguen a la tarifa y otros dudan de eso.

La rebaja del costo de la energía de Itaipú que se dará en el 2023 con la extinción de la deuda de la usina y que abrirá un nuevo capítulo a la entidad con la revisión del Anexo C del Tratado de Itaipú propiciará un nuevo escenario en la gestión de la hidroeléctrica.

Este panorama genera preocupación entre los profesionales del sector energético, ya que algunos se muestran positivos de que los beneficios lleguen al consumidor final, y a otros se los ve dubitativos porque creen que el Gobierno destinará los fondos remanentes para inversión de la ANDE o para gastos sociales.

El ingeniero Ramón Montanía señala que al amortizarse la deuda de la hidroeléctrica, el costo de la energía de Itaipú “debe bajar en torno a 60%”, y esa “reducción del costo de generación de la energía eléctrica debe ser transferida al consumidor en general. Eso sería el modo más efectivo de que los beneficios de la hidroeléctrica lleguen a todos por igual. Sin duda, la rebaja de la tarifa de energía eléctrica generará impacto positivo en el desarrollo del país”.

Por su parte, el ingeniero Axel Benítez manifiesta que si el Gobierno paraguayo no tiene objetivos claros para el 2023, “mucho menos lo tendrá para la reducción de tarifa de la electricidad, ya que esa baja se ve como mayor rentabilidad para la ANDE, tal como ocurrió en el 2002, como una suerte de salvataje financiero a la compañía. Es decir, el menor costo de producción de energía de Itaipú se trasladará a la ANDE pero no al usuario final, porque se ven esos fondos (adicionales) como una forma de dar más oxígeno financiero a la ANDE y mantener así el statu quo”.

MÁS. Para aprovechar efectivamente la energía barata de Itaipú que se dará después del 2023 con la extinción de la deuda por la construcción de la usina, “la ANDE debe disponer de infraestructura que garantice la distribución eficiente de la energía, principalmente en los puntos de mayor demanda”, según apunta Montanía.

Agrega que la ANDE, como empresa estratégica para el desarrollo del Paraguay, “debe disponer de recursos económicos para invertir”, por lo que esos recursos deben ser solventados con la venta de la energía eléctrica.

“Por supuesto, una ayuda económica de Itaipú le vendrá bien a la ANDE, pero no puede depender de la generosidad de la binacional”, aclara. Montanía sostiene que algunos interpretan que el artículo 13 del Tratado de Itaipú obliga a Paraguay a ceder su excedente al Brasil, y que si el país quiere comercializar en el mercado brasileño o a terceros debe modificar dicho artículo, o bien, “debería formar parte también de la negociación” que se daría en el 2023.

“También se plantea la posibilidad de contratar toda la potencia disponible (6.067 MW) y comercializar principalmente en el mercado brasileño. Esta alternativa requerirá de acciones técnicas, financieras y legales. No creo que sea la prioridad del Gobierno”, indica el ingeniero.

En tanto, Benítez considera que si el Ejecutivo tiene metas claras con la binacional, debe empezar ejerciendo la soberanía, la cual no se pide, sino que se la aplica.


Plan brasileño despierta incertidumbre en la ANDE
El plan brasileño de rebajar la tarifa de la energía de Itaipú en los próximos años, anunciado a inicios de este mes, genera incertidumbre en la ANDE.
Esto se debe a que habrá un nuevo escenario en la gestión de la binacional en 2023 con la cancelación de la deuda por la construcción de la usina y que motivará la revisión del Anexo C del Tratado de Itaipú. Para la ANDE “existe incertidumbre” en relación al precio de las tarifas de la energía eléctrica una vez extinta la deuda en 2023 y ya no sea el elemento central de la Estructura de Costos del Servicio de Electricidad (CUSE), según Félix Sosa, titular del ente. Explica que la ANDE analiza las tarifas vigentes y proyecciones futuras para fijar el costo de la energía, en base a la planificación de contratación de potencia y compra de energía. Cree adecuado que la ANDE disponga de una energía suficiente para atender la demanda de modo económico.

Dejá tu comentario