Mundo

La mitad de los brasileños apoya enjuiciar a Bolsonaro

 

Cerca de la mitad de los brasileños (49%) apoya que el Congreso le abra un juicio político con fines destituyentes al presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, por alguno de los crímenes de responsabilidad de que es acusado, incluyendo su fallida gestión frente a la pandemia del Covid-19.

De acuerdo con un sondeo divulgado ayer por la firma Datafolha, el porcentaje de brasileños que apoya la apertura del proceso en el Congreso subió desde el 46% en marzo hasta el 49% en mayo, mientras que el de los que se opone a esa posibilidad cayó desde el 50% al 46% en el mismo periodo. En abril del año pasado, 53% rechazaba el juicio político y sólo 42% lo apoyaba.

Es la primera vez que el porcentaje de brasileños que respalda el juicio supera al de los que se opone desde que Datafolha comenzó a interrogar a los entrevistados sobre el asunto.

El sondeo de Datafolha, una de las firmas demoscópicas más prestigiosas de Brasil, escuchó esta semana a 2.071 personas de más de 18 años en todo el país para un sondeo que tiene un margen de error de dos puntos porcentuales. El apoyo al juicio político (impechment) refleja la caída de la popularidad del líder ultraderechista en las últimas semanas, en parte por el aumento de las críticas a su gestión frente a la pandemia, que tiene a Brasil como el segundo país en el mundo en número de muertos por Covid (432.628) y el tercero en número de casos (15,5 millones) después de Estados Unidos e India. Bolsonaro es uno de los mandatarios más negacionistas en torno a la gravedad de la pandemia del Covid-19, que llegó a calificar como “gripecita”, y se opone a medidas preventivas como el uso de máscara, el distanciamiento social o los confinamientos.

MARCHA DE APOYO. Los grupos que respaldan al presidente brasileño, Jair Bolsonaro, promovieron AYER marchas y manifestaciones en algunas ciudades de Brasil para expresar su apoyo al líder ultraderechista en momentos en que su popularidad está en el nivel más bajo desde que asumió el mandato.

Los actos, en menos ciudades que las previstas y con un número de participantes inferior al de jornadas similares, fueron convocados por grupos que respaldan al presidente pero que tienen reivindicaciones diferentes, como los evangélicos, los camioneros y los productores rurales. Brasilia, la capital del país, contó con dos diferentes manifestaciones, la de los evangélicos en la mañana y la de los productores rurales en la tarde, en ambas con participación del jefe de Estado, que sobrevoló en helicóptero los actos y acudió montado en un caballo al evento de los “ruralistas”.

Los dos actos tuvieron lugar en la Explanada de los Ministerios, la amplia avenida en la que están las principales edificaciones gubernamentales del país, y los participantes terminaron juntándose, pero cada uno con sus reivindicaciones, en medio de decenas de camiones y tractores. Las manifestaciones se producen en momentos en que, según las encuestas, el jefe de Estado tiene el menor nivel de popularidad desde que asumió el mandato y sufre duras críticas por su gestión de la pandemia en Brasil, el segundo país en el mundo en número de muertos por Covid (432.628) y el tercero en número de casos (15,5 millones) después de Estados Unidos e India.

Dejá tu comentario