Mundo

Kaliningrado, nuevo frente de conflicto entre UE y Rusia

 

El bloqueo parcial del enclave báltico ruso de Kaliningrado por parte de Lituania abre un nuevo frente entre la Unión Europea (UE) y Rusia, que amenazó el lunes con inminentes medidas de respuesta ante un paso "abiertamente hostil".

Rusia convocó el lunes a la encargada de negocios lituana en Moscú, Virginia Umbrasene, a la que expresó su "firme protesta" por esa "provocadora" medida "sin previo aviso". "Le exigimos una inmediata cancelación de esas restricciones", informó el Ministerio de Exteriores.

El bloqueo coincide, además de con la campaña militar rusa en Ucrania, con la más que probable concesión esta semana a Kiev del estatus de candidato al ingreso en la UE y también la posible entrada en la OTAN de Finlandia y Suecia, dos países bálticos.

El Kremlin, que tachó de "ilegal" la suspensión del tránsito hacia y desde Kaliningrado, denunció que las acciones del país báltico "tienen, por supuesto, elementos de bloqueo", ya que el enclave depende para su supervivencia de las mercancías procedentes de Rusia.

Kaliningrado, antiguo territorio alemán que tomó su nombre del revolucionario soviético Mijaíl Kalinin, es un enclave que está separado del resto del territorio de la Federación Rusa y que tiene frontera con dos países de la UE y de la OTAN, Lituania y Polonia.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, aseguró que, como "la situación es más que seria", Rusia realizará en los próximos días "un muy profundo análisis" de lo ocurrido, que vinculó con las sanciones adoptadas por la UE.

"Si en breve el tránsito de mercancías entre Kaliningrado y el resto del territorio de la Federación Rusa a través de Lituania no se restablece en su totalidad, entonces Rusia se reserva el derecho a adoptar acciones en defensa de sus intereses nacionales", agregó Exteriores.

Moscú acusa a Vilna de violar tanto el Acuerdo de Colaboración y Cooperación de 1994 como la Declaración Conjunta de 2002 sobre el tránsito entre Kaliningrado y el resto del territorio de la Federación rusa.

"No es una decisión de Lituania, sino simplemente la puesta en práctica de lo acordado por la UE", replicó Gabrielius Landsbergis, ministro de Exteriores del país báltico.

Al respecto, el gobernador de Kaliningrado, Antón Alijánov, advirtió a Lituania que los puertos bálticos "no pueden existir, les guste o no, al margen de la Federación Rusa".

"Si excluimos el tránsito a través de territorio ruso, entonces su competitividad no es que se reduzca drásticamente, sino que simplemente se verá anulada", resaltó.

Dejá tu comentario