Arte y Espectáculos

Kacey Musgraves, reina en los Grammy

 

La cantante de country Kacey Musgraves reinó en la 61 edición de los Grammy con cuatro premios, incluido mejor álbum del año (Golden Hour), en una gala histórica para Childish Gambino, ganador de otros cuatro galardones, y para la latina Cardi B, primera mujer en llevarse el mejor álbum de rap.

Musgraves, tejana de 30 años, sorprendió con su victoria en la categoría reina de la velada, aunque para entonces ya había cosechado triunfos en los campos de mejor álbum de country, mejor canción de country (Space Cowboy) y mejor actuación individual de country (Butterflies). “Es increíble”, confesó Musgraves sobre el escenario del Staples Center. “Estoy rodeada de álbumes gigantes... Es una locura haber ganado, pero estoy muy agradecida. Esto no me hace mejor que los demás”, indicó la artista.

Gambino, el seudónimo por el que se conoce a Donald Glover, fue el otro gran nombre de la jornada con sus victorias en las categorías de mejor grabación del año, mejor canción del año, mejor actuación de rap y mejor video, todas ellas por el imponente e implacable This is America.

El músico hizo historia al conseguir que, por primera vez, un tema rap se alzase con la victoria en el campo de mejor canción del año.

Lady Gaga brilló con luz propia gracias a sus tres gramófonos en las categorías de mejor actuación pop individual (Joanne), mejor actuación pop de un dúo o grupo y mejor canción escrita para un medio visual, ambos por Shallow. “Estoy muy orgullosa de ser parte de una película que aborda los problemas de salud mental. Muchos artistas los sufren. Si lo veis en alguien, no retiréis la mirada. Si sois vosotros quienes los sufrís, aunque sea duro, tratad de encontrar el coraje y decidlo”, dijo Gaga, que aspira también al Oscar como mejor actriz por A Star is Born.

Una noche inolvidable resultó también para Cardi B, que brilló con su actuación y en su discurso de aceptación del trofeo al mejor álbum de rap, por Invasion of Privacy. EFE

Dejá tu comentario

en destaque