24 feb. 2024

Ingresos públicos caen en febrero y se agranda el agujero fiscal

ministerio-haciendajpeg.jpg

El Ministerio de Hacienda lanzó ayer el informe de situación financiera (Situfin) de la Administración Central del Estado al cierre del segundo mes del año. El documento fue presentado por el director de Política Macrofiscal, Rolando Sapriza (ver la infografía).

Tras un breve resumen sobre la coyuntura macroeconómica, el reporte señala que los ingresos llegaron a los G. 5,42 billones, lo que da cuenta de un dinamismo negativo al término del bimestre. Así, este indicador registra una caída del 5,3%.

Sapriza explicó que esta situación se da, principalmente, por dos motivos. Por un lado, la merma en la recaudación aduanera por la menor importación de los combustibles, en torno al 13,6%; y las disminuciones en las contribuciones sociales en casi 75%.

Egresos. En contrapartida, los gastos y la inversión no detienen su marcha ascendente, cerrando febrero con crecimientos del 17,5% y 4,8%, respectivamente.

En ese sentido, el documento indica que los gastos totales llegaron a los G. 6,31 billones. El incremento se sostuvo en variaciones importantes en el uso de bienes y servicios (en Salud), las prestaciones sociales y la utilización de recursos para el pago de salarios.

La inversión, a su turno, alcanzó los G. 895.800 millones, lo que implica una ejecución presupuestaria del 10,6%. De ese total, el 90% corresponde a proyectos de infraestructura que son encarados por el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC).

Resultado. Con estos datos, el informe de Situfin menciona que la Administración Central del Estado cerró febrero con un déficit fiscal del 0,6% del producto interno Bruto (PIB), ya una cuarta parte del 2,3% con el que prevé cerrar el Ministerio de Hacienda este 2023.

Este saldo rojo equivale a unos G. 1,78 billones (USD 244,9 millones al tipo de cambio actual).

5330567-Libre-1602295069_embed

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.