28 feb. 2024

Indígenas exigen les devuelvan sus tierras

Justicia. Se manifestaron frente al Indi para exigir que se les devuelva las tierras de donde fueron expulsados.

Justicia. Se manifestaron frente al Indi para exigir que se les devuelva las tierras de donde fueron expulsados.

Tras el violento desalojo que sufrieron en su comunidad en el distrito de Itakyry, en Alto Paraná, indígenas Avá Guaraní se movilizaron ayer por el microcentro de Asunción para exigir respuestas de las autoridades. Los nativos cerraron la calle Paraguayo Independiente y 14 de Mayo.

La lideresa de la comunidad Ka’a Poty, Marta Díaz, alegó que no son invasores de las tierras en las que se instalaron desde el 2018 y exigió a las autoridades del Indi respuesta rápida, ya que quedaron sin sus propiedades.

Unos 60 adultos y 44 niños y niñas se instalaron de forma precaria en la Plaza de Armas frente al Congreso Nacional. Las carpas improvisadas no son suficientes para resguardarse del frío, por lo que Marta pidió a la ciudadanía que los ayuden con mantas, más carpas y alimentos.

Cuestionó la inacción de las autoridades por no evitar el desalojo e insistió en que les devuelvan las tierras donde se instalaron para vivir y dónde incluso construyeron escuelas reconocidas por el Ministerio de Educación y Ciencias.

Díaz explicó a NPY que se promovió una acción autónoma de nulidad. Actualmente existe un litigio por esas tierras, ya que hay 12 títulos superpuestos, entre ellos el del propio Indi, que inició un juicio de reivindicación, ya que poseen los títulos de propiedad.

El Indi había informado el año pasado a la Comisión de Pueblos Indígenas del Senado que se encontraban trabajando en la mensura judicial de las 1.300 hectáreas y que habían logrado una tregua con los colonos brasileños, pero una ex fiscala de marca fue la que impulsó el desalojo.

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.