12 abr. 2024

Inconcebible aumento salarial sin carrera del servicio civil

La percepción ciudadana acerca de la supremacía de los intereses particulares a la hora de tomar decisiones sobre políticas públicas se agravará con las recientes declaraciones de funcionarios y parlamentarios sobre la posibilidad del aumento salarial para el sector público. El país ya no resiste más acciones que privilegien a sectores y que no tienen como contrapartida un beneficio para quienes financian con su esfuerzo al Estado. Es urgente un acuerdo entre políticos y autoridades económicas para detener intervenciones que profundizan las desigualdades a costa del sufrimiento de la mayoría.

La pandemia profundizó todos los problemas anteriores a su llegada. El nivel de sufrimiento por el que pasaron la mayoría de las familias paraguayas solo se compara con el de las guerras pasadas. Muchos muertos, la falta de insumos y medicamentos, la pérdida de empleos e ingresos y endeudamiento. Todos estos problemas afectarán en el largo plazo y a ellos se agregan la pérdida de años de educación y, para un grupo de adolescentes, la exclusión definitiva del sistema educativo.

Sin una recuperación económica plena, a niveles anteriores de la pandemia, ahora el país se enfrenta al riesgo de un bajo crecimiento, por lo que se desvanece la esperanza de una trayectoria económica positiva para la mayoría.

A esto se agrega que las políticas implementadas en los últimos meses han generado una fuerte indisposición ciudadana, teniendo en cuenta que terminan beneficiando más a una minoría, mientras que la mayoría sigue esperando respuestas.

Es impensable que en este contexto, los funcionarios públicos que durante la pandemia mantuvieron sus trabajos y sus ingresos, tuvieron seguros médicos o subsidios para financiar al menos en parte el costo del Covid, hoy soliciten aumento salarial aprovechando el carácter clientelista de la política pública y el periodo preelectoral.

El sector público paraguayo no cuenta con una carrera del servicio civil. La entrada, permanencia y promoción de la mayoría de los funcionarios públicos no obedece a criterios meritocráticos. Al contrario, gran parte de los funcionarios públicos pertenecen a un partido político y, lo que es peor, su gestión no está alineada a los objetivos de las políticas públicas, sino a un político que consiguió el rubro.

Otra parte de los funcionarios están alineados a los intereses de sectores de poder político y económico, que definen las normas y las políticas a su favor, tal como se ve casi diariamente en todos los procesos de la política pública.

Sin carrera del servicio civil es totalmente improcedente cualquier aumento generalizado de salarios. Las remuneraciones deben estar alineadas a las capacidades y credenciales educativas y a los resultados. Mientras no existan sistemas de incentivos que garanticen estas condiciones de funcionamiento no debería haber aumentos salariales ni de ningún tipo de remuneración adicional, incluso de horas extras.

Cualquier aumento en las remuneraciones e incentivos a los recursos humanos del sector público deben estar sustentados en una mejora de la gestión. Sin esa garantía, no hay ningún tipo de argumento a favor de que la ciudadanía pague con sus impuestos un aumento salarial.

Los efectos de la pandemia continúan, por lo que se espera que políticos y funcionarios tengan la sensibilidad suficiente para dejar afuera conductas que no favorecen la paz social y la equidad en el uso de los recursos públicos.

Más contenido de esta sección
Las ventas al público en los comercios pyme de Argentina cayeron un 25,5% interanual en febrero pasado, golpeadas por la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores a causa de la elevadísima inflación, y acumulan un declive del 27% en el primer bimestre del año, según un informe sectorial difundido este domingo.
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.