País

Imputan a 43 por la violencia en el Este

 

La Fiscalía imputó anoche a 43 personas por resistencia y perturbación de la paz pública, con pedido de medidas alternativas a la prisión por la violencia desatada el miércoles en Ciudad del Este. En tanto la Policía reportó inicialmente la detención de 54 personas, de las que 2 menores y otras 3 mujeres fueron liberadas.

También se ordenó la detención de los organizadores de la marcha pacífica que se desbordó posteriormente. Se presentaron Aldo Barrios y Juan Carlos Schwarzemberger, quienes quedaron detenidos. Luego fueron liberadas Matilde Rojas, María Josefina González, Liz Marlene González, Lisandra Candia, Jesica Torres, Ida Beatriz Candia y Ana Villalba.

Son 6 los heridos en la refriega, entre ellos dos acusaron disparos con arma de fuego. La Policía reforzó la zona con 800 agentes.

Los hechos se registraron en el microcentro de CDE durante la marcha convocada a través de las redes sociales por los activistas Aldo David Barrios Gómez, Alcides Casco Peña, Juan Carlos Schwarzemberger Otazú, Felipe Santiago Olmedo y Matilde Rojas, quienes fueron incluidos en la lista de investigados. Schwarzemberger reconoció que la manifestación se descontroló y que no podían responsabilizarse por un sector de autoconvocados.

La Fiscalía investiga hurto agravado, lesión grave, perturbación de la paz pública, coacción y violación de la cuarentena sanitaria. Fiscalía indaga los asaltos a locales comerciales, entre ellos la joyería y relojería Leo, afectada por un perjuicio de G. 500 millones, según los propietarios. Dos roperías fueron saqueadas, además de 2 casillas y 2 mesitas, que son puestos de ventas. La fiscala Lolia Zunilda Martínez interviene en la causa.

Hay 4 grupos de fiscales que controlarán medidas sanitarias.

Camioneros perjudicados.

Se reunieron en la rotonda del km 10 de la ruta PY02, en Ciudad del Este, donde bloquearon los accesos y salidas para exigir una respuesta del Gobierno, para mayor seguridad en su trabajo y el resarcimiento de los daños causados por los manifestantes a sus asociados. Fueron 3 camiones quemados y 20 terminaron con vidrios rotos. Tras un acuerdo con el sector privado y la garantía de mayor seguridad de la Policía, se levantó la medida. La movilización fue en solidaridad con los hermanos Viveros, afectados por el atraco y destrucción de sus bienes.

Juan Carlos Viveros, propietario del camión incendiado, afirmó que son trabajadores como cualquier otro, mientras que quienes les atacaban señalaron que su vehículo era de una empresa. “Había un grupo de personas que dijeron que son camiones de Retail. Allí quemaron la carpa del camión de mi hermano. Pudimos apagar la carpa. Allí se enfurecieron más y comenzaron a romper todo y robar. Me robaron 3 mil reales, un celular, un coleman con carne, radiocomunicadores. Pelaron el camión y no contentos comenzaron a corrernos con piedras”, relató.

El afectado señaló que tuvieron que ir a esconderse en el sanitario de una estación de servicios, mientras veían quemarse sus vehículos. Tras una reunión entre autoridades y responsables de puertos privados Algesa y Campestre, se acordó que los camioneros perjudicados serán resarcidos a través de la Cámara Paraguaya de Exportadores y Comercializadores de Cereales y Oleaginosas. E.M.

Militar disparó con arma de guerra

Durante el enfrentamiento registrado entre militares y un grupo de manifestantes en CDE, en una filmación captada por el camarógrafo Aníbal Rolón, de Telefuturo, se observa a un uniformado disparar con un arma de grueso calibre. Se desconoce la identidad del militar. Luego de efectuar los disparos se escucha en el fondo una voz que a los gritos pide que cese el fuego. “Pará de disparar, carajo”, se escucha.

Todo ocurrió en el momento en que camiones de gran porte del comercio exterior estaban siendo incendiados. Los uniformados iban despejando la ruta internacional, cuando empezaron los disparos con arma de fuego en ambos sentidos. W.F.




Dejá tu comentario