02 mar. 2024

Franco admite que falseó datos y no consigue justificar 645 mil dólares

El mandatario admitió un “grave error” y que sobrevaloró en USD 300.000 la casa que tiene en San Lorenzo. En la conferencia quiso rectificarse, pero tampoco despejó dudas sobre su patrimonio.

Franco

Presión. Franco dio una conferencia de prensa en donde dijo que cometió un error y asumió la responsabilidad. Foto: Walter Franco.

Federico Franco no logró justificar ayer el incremento de USD 645.244 que tuvo su patrimonio desde 2008 hasta 2012. Convocó a una conferencia de prensa, en donde admitió que falseó el documento público presentado a la Contraloría, en el cual sobrevaloró la propiedad de San Lorenzo.

Esto consta en el documento que presentó a la Contraloría en el que hizo figurar la suma de G. 2.130.000.000. Ayer, el mandatario quiso rectificar y estimó que esa propiedad tiene un valor real de G. 800.000.000. Es decir, la sobrevaloración es de G. 1.330.000.000, unos 300.000 dólares. De esa manera, reafirmó que sus bienes tuvieron un crecimiento de casi cinco veces más del que tuvo en el 2008.

Con la corrección hecha por el jefe de Estado, este suma un patrimonio neto de G. 3.519.825.000. Es decir, que en cuatro años, la pareja presidencial aumentó su patrimonio en G. 2.871.340.000 (USD

645.244). En el 2008, el mandatario había declarado ante la Contraloría que su patrimonio neto era de G. 648.485.000.

SUMAS Y RESTAS. En su intento de justificar, Federico pidió a la prensa que sume su salario y el de su esposa, dentro del periodo comprendido entre el 2008 y 2012. Como vicepresidente percibía la suma de G. 21.073.960 y su esposa, la diputada Emilia Alfaro, G. 14.281.975.

Desde el 2008, y antes de asumir la presidencia de la República, la pareja presidencial debió sumar G. 1.838.508.620. La familia presidencial tuvo un crecimiento mensual G.55.218.076 (desde el 2008 hasta el 2012). No quiso decir a cuánto llega su patrimonio, e insistió en que tiene una sola casa que recibió de una cesión de parte de su esposa.

INCÓMODO. Desde el principio, Franco insistió con la idea de que cometió el error con la propiedad de San Lorenzo, reconociendo los demás datos como válidos. En los primeros minutos intentó mostrar firmeza, pero luego expresó nerviosismo en las respuestas. En todo momento, dijo que el error cometido fue suyo y deslindó responsabilidad de otros funcionarios del Estado. Dijo que recibió como herencia familiar el departamento que tiene en Santa Catarina (Brasil).

Pidió a la Contraloría que le haga una valuación de los bienes para determinar si hay correspondencia. “Existe un error en la avaluación de la vivienda en donde yo vivo y fuera de eso no hay absolutamente nada”, recalcó.

FRASES. Ante la insistencia de la prensa, Franco dio algunas respuestas denotando la incomodidad de las mismas.

“Después de esta aclaración, espero haber satisfacido (sic), en primer lugar a los medios y fundamentalmente a los ciudadanos”, respondió.

Inclusive, en un momento, Franco mostró el documento presentado a la Contraloría, pero se le cayó al suelo. Al ser requerido quién miente, Franco respondió:

“Me precio de tener un buen español. Es la cuadragésima quinta octava, sexuagésima vez que estoy diciendo que fue un error y asumo el error. Doy la cara”, insistió.

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.