18 jun. 2024

Falta de competencia frena el crecimiento

El reporte Competencia: ¿El ingrediente que falta para crecer?, publicado recientemente por el Banco Mundial, aborda en profundidad los factores que tienen incidencia sobre el crecimiento económico de los países de América Latina y el Caribe, e incluye a Paraguay. Uno de sus principales hallazgos es la significativa relevancia del mal funcionamiento de los mercados derivado de la corrupción y falta de competencia, todo ello a su vez por la debilidad del Poder Ejecutivo para hacer cumplir las normas vigentes.

Esta semana, un académico estado-unidense volvió a señalar que a pesar de la potencialidad económica que tiene el país, estas se encuentran limitadas por la inseguridad jurídica que hace que muchos inversionistas duden en aprovechar las considerables oportunidades que se encuentran en el país.

La extensión y profundidad de la corrupción generada por la incapacidad de hacer cumplir las normas por parte del Poder Ejecutivo y la impunidad por la falta de penalización en el Poder Judicial dejan el espacio abierto a todo tipo de corrupción y no solo la derivada del narcotráfico u otros delitos trasnacionales.

El documento señalado profundiza, en particular, en los bajos niveles de competencia en la región y en Paraguay. Recurriendo a la encuesta de opinión ejecutiva del Foro Económico Mundial que evalúa las percepciones sobre la efectividad de las autoridades de competencia, el documento muestra que Paraguay se ubica entre los países de peor situación en su lucha contra el monopolio a la hora de asegurar una competencia justa.

Las políticas, instituciones y marcos sólidos deben impulsar medidas antimonopólicas, ya que de esa manera se alienta a las empresas a innovar, ser más eficientes y ofrecer avances tecnológicos. Los precios más bajos y la variedad de opciones benefician a los consumidores. Paraguay tiene bajos niveles de competencia, lo que socava la innovación y la productividad. Los consumidores también se ven perjudicados al enfrentar costos más altos que el resto del mundo. Por ejemplo, un estudio encontró que del total de carteles existentes en la región, el 21% implicaban productos de consumo básico como azúcar, papel higiénico, trigo, carne aviar, leche y medicina, afectando de manera directa el precio de bienes esenciales para los hogares.

El informe analiza las razones detrás de este escenario. El panorama empresarial está concentrado y existe un marcado contraste entre unas pocas grandes empresas que dominan los mercados y numerosas pequeñas empresas. El 70% de los trabajadores lo hacen por cuenta propia o trabajan en empresas de menos de 10 empleados, ocupados en su mayor parte en actividades de baja productividad.

Además, pese a que el sector público cuenta con instituciones y leyes de competencia, su aplicación es débil por la falta de recursos, por la existencia de conflictos de interés y de otros problemas relacionados justamente con la corrupción. Las empresas suelen influir en las políticas gubernamentales, lo que reduce la eficacia de las leyes de competencia.

Todo esto sin considerar la corrupción en las adquisiciones públicas: obras de infraestructura que no tienen justificación en el bien común y en la eficiencia que exige el manejo de los fondos públicos, los sobrecostos en los insumos y servicios contratados, el incumplimiento de los contratos y de las especificaciones técnicos, entre otros problemas que terminan reduciendo la cobertura y calidad de los servicios públicos y negando a la ciudadanía el disfrute de derechos y a la actividad económica la posibilidad de contar con infraestructura y servicios necesarios para producir competitivamente.

Así, un puñado de empresas dominan e influyen en la inversión pública, y tienen pocos estímulos para innovar y ser competitivos. Su permanencia en el mercado se sostiene con la corrupción vinculada a políticos y funcionarios públicos. Con bajos incentivos para sobresalir, empresas poco productivas permanecen en el negocio y terminan mal preparadas para competir, sofocando su potencial para impulsar el crecimiento.

Este modelo no beneficia a nadie. No crea empleos, no permite innovar y generar competitividad en el mercado.

Más contenido de esta sección
El transporte público es un servicio esencial para la productividad, la calidad de vida y el ambiente. A pesar de ello, no existe una política pública; solo hay intervenciones aisladas, parciales, coyunturales y reactivas, sin evaluaciones y algunas sin resultados, pero con alto costo económico, como es el caso del fallido Metrobús o el subsidio a transportistas. En este escenario, pierden el sector público y la ciudadanía, mientras que el único ganador pareciera ser que es el sector privado. Esta situación continuará hasta que haya una política pública integral que dé señales claras sobre objetivos, metas y costos en el corto, mediano y largo plazo.
Un reciente informe puso a Paraguay entre los países de mayor inflación de alimentos en el mundo, detrás de países como Sudán del Sur, Liberia y Haití que enfrentan conflictos internos desde décadas atrás con fuerte impacto social y económico o Egipto ubicado en una de las regiones más áridas y calurosas del mundo. Es vergonzoso e imperdonable que hayamos terminado en esta situación debido a la falta de oferta de alimentos y la consiguiente, necesidad de importar.
Ya no caben dudas de que la Justicia paraguaya ha contraído una enorme deuda con la ciudadanía, pues no ha sido capaz de cortar de raíz la plaga de la impunidad. Ayer, el Tribunal de Apelación Penal anuló la acusación fiscal sobre el caso conocido como “tapabocas de oro” en la Dinac, un hecho que se produjo durante la pandemia del Covid-19, y dispuso el sobreseimiento de todos los procesados. Uno de ellos, Édgar Melgarejo, ex titular de la Dinac, había sido declarado significativamente corrupto por el Gobierno de los Estados Unidos en 2023.