Economía

Estímulos del BCP no logran mover mercado

 

La agresiva política de reducción de tasas de interés que aplicó el Banco Central del Paraguay (BCP) para contrarrestar los efectos económicos de la pandemia de Covid-19 en el país todavía no generan una respuesta decidida desde el sistema financiero. En marzo de 2020, los préstamos bancarios aumentaron en 6,2% respecto al mismo mes del 2019 –al sumar G. 93,9 billones–, con una intensa desaceleración (ver infografía) desde la expansión de 19,2% que exhibían un año atrás y en el nivel de crecimiento más débil de los últimos dos años, según datos publicados por la Superintendencia de Bancos.

Por otro lado, los depósitos por operaciones monetarias en el BCP efectuados por los bancos casi se duplicaron respecto a marzo del año pasado, al pasar de G. 1,9 billones a G. 3,6 billones hasta el tercer mes del 2020. En febrero último, este monto se encontraba en G. 2,7 billones y anotaba una caída de 10% en comparación con febrero de 2019. Esto demuestra que los bancos están optando por destinar más recursos a sus operaciones con el BCP antes que volcarlos a créditos para el público: en medio del elevado riesgo generado por la incertidumbre que rodea a la evolución de emergencia sanitaria, estas entidades aparentemente priorizan la seguridad antes que la rentabilidad.

El índice de morosidad, por su parte, mantiene la tendencia al alza con la que inició el corriente año y en marzo llegó a 3,02%, pero sin alcanzar todavía a la tasa máxima de 3,18% que se registró en agosto de 2019. Los depósitos tuvieron un aumento superior al de los créditos, de 9%, y llegaron a los G. 103,4 billones. La última ocasión en que hubo un crecimiento de créditos menor al actual fue en enero de 2018, cuando estuvo en 4,3%. El BCP redujo en 1,75 puntos porcentuales la tasa de política monetaria en marzo de 2020 y aplicó otro recorte de 1 punto en el mes siguiente, para dejar a este indicador en el actual 1,25%. La intención de esta medida consiste en tornar menos atractiva a la inversión en los instrumentos del BCP, a fin de que los bancos destinen sus recursos a créditos para sus clientes.


Incertidumbre reduce bastante la demanda de los préstamos
Los bancos no están prestando al mismo nivel que meses atrás debido a que tienen mayores exigencias de garantías y coberturas, pero también porque hay una menor demanda por parte de los clientes, sostuvo el economista Hugo Royg. Debido a la incertidumbre que surge por el Covid-19, las solicitudes de préstamos se destinan a la satisfacción de necesidades urgentes, mientras que los proyectos de mayor envergadura quedan en stand-by. “Aparentemente, hay demanda (de créditos) pero no mucha; el racional de ello es que las empresas están esperando tener más certidumbre para proyectar sus flujos futuros”, explicó.
La consultora Mentu destaca que los sectores de construcción y venta de vehículos fueron los menos dinámicos en cuanto a acceso al crédito en marzo de 2020, con una caída de 1,9% en el primer caso y un casi nulo crecimiento, en el segundo; al tiempo que las carteras de industria y consumo aumentaron en 2,8%.

Dejá tu comentario