16 abr. 2024

En la Chacarita no aceptarán víveres

Peter Reimer, secuestrado.

Peter Reimer, secuestrado.

Pobladores del barrio Ricardo Brugada no aceptarán los víveres que ellos mismos califican como producto del chantaje. La entrega de los kits de alimentos es una exigencia que el grupo armado autodenominado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) impuso para la liberación del colono menonita Peter Reimer.

Alejandro Martínez, miembro y vocero de las cerca de cien familias del populoso barrio, manifestó para varios medios que no van a ser cómplices de los criminales. “Les pedimos que liberen al muchacho”, reclamó el coordinador barrial.

Tajantemente dijo que los pobladores del barrio, más conocido como La Chacarita, no aceptarán los víveres, producto del chantaje del EPP.

“Mejor tener el estómago vacío que aceptar, porque atrás de eso hay un padre, una madre sufriendo, pidiendo limosna para superar esto”, detalló Martínez.

Añadió también que el martes pasado, en reunión con los pobladores de la Chaca, decidieron rechazar los paquetes de alimentos, agregando que la gente repudia totalmente (el secuestro).

Peter reimer. Es un joven de 23 años que fue secuestrado el lunes 6 pasado, cuando se encontraba realizando trabajos de mantenimiento de una autobomba en la estancia Guyra Campana, en la localidad de Santa Rosa del Aguaray, Departamento de San Pedro.

El grupo criminal EPP impuso a la familia de Peter, para su liberación, repartir víveres a veinte comunidades de varios puntos del país por un valor total de USD 500.000.

La familia del colono menonita recurrió a amigos para llevar a cabo lo solicitado y están preparando las bolsas de víveres para empezar a distribuir desde este viernes.

El fiscal Lorenzo Lezcano indicó que la víctima no tendría bienes de más de G. 50.000.000, por lo que le parece extraña la actitud de los secuestradores.

Más contenido de esta sección
Las ventas al público en los comercios pyme de Argentina cayeron un 25,5% interanual en febrero pasado, golpeadas por la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores a causa de la elevadísima inflación, y acumulan un declive del 27% en el primer bimestre del año, según un informe sectorial difundido este domingo.
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.