Economía

En 7 años, sobrecostos de obras públicas llevaron USD 359,4 millones

Si bien la Ley de Contrataciones permite abultar el precio inicial del proyecto, al aplicarse el sobrecosto muchas obras terminan siendo más caras a las ofertas presentadas por otras firmas.

El sobrecosto en los proyectos del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC) prácticamente se volvió una costumbre, ya que la mayoría de las obras de esta cartera terminan con un precio más elevado al adjudicado.

El historial proveído a ÚH por la Dirección Nacional de Contrataciones Públicas (DNCP) muestra que en los últimos 7 años, desde el 2013 al 2019, solo a sobrecosto de obras del MOPC se destinaron unos G. 2,426 billones (USD 359,4 millones en el tipo de cambio minorista de ayer).

En total, durante el periodo mencionado, fueron unos 410 proyectos que sufrieron modificaciones en sus precios en comparación con el costo inicial previsto durante la convocatoria y adjudicación de los mismos. Según la DNCP, de este año no se tiene registro aún respecto a una ampliación de precio.

Entre las obras que sufrieron sobrecostos aparecen la iluminación de la avenida Ñu Guasu, el proyecto de mejoramiento del corredor de exportación de la Región Oriental y un sinfín de obras de pavimentación y rehabilitación de caminos vecinales, como también contrataciones de consultorías internacionales y construcciones de puentes, según los datos de la DNCP.

Si bien la propia Ley N° 2051 de Contrataciones Públicas, en su artículo 62, abre la posibilidad de que sea aplicado un sobrecosto a un proyecto hasta un 20% como máximo de su precio inicial, esto se viene utilizando continuamente. Al ser aplicada una modificación en el precio hasta el tope del 20%, la mayoría de las obras terminan siendo en muchos casos más caras a las ofertas presentadas por las otras empresas participantes de la convocatoria.

Un aumento en el precio del proyecto es aplicado para modificar o complementar una obra determinada debido a causas imprevistas o técnicas presentadas durante su ejecución. Esto debe ser aprobado luego de que la institución pública encargada envíe la ampliación a la DNCP mediante una adenda, que posteriormente es publicada en la página web de Contrataciones previo análisis (ven si supera o no el 20% del tope).

ABUNDAN. El director de la DNCP, Pablo Seitz, reconoció que abundan las adendas modificatorias de contratos, sobre todo de obras públicas.

En ese sentido, señaló que eso –muchas adendas– obliga a hacer un análisis retrospectivo para ver dónde está el problema, quién tenía que haber previsto ese problema, si era previsible, y si no lo era, se puede catalogar de totalmente justificado.

“Se tiene que escarbar hasta el diseño mismo de la propia obra para saber cuál fue el problema, si fue un imprevisto que nadie podía saber, o el responsable de realizar el diseño del proyecto hizo mal su trabajo”, agregó el titular de Contrataciones.

Embed

Financiación del BID y BM permite superar el tope
Particularmente los proyectos financiados por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Banco Mundial (BM) tienen la posibilidad de superar ese sobrecosto del 20% establecido como tope por la Ley 2051 de Contrataciones Públicas, debido a que estos organismos exigen que el proyecto que ellos financiarán sea licitado y ejecutado acordes a sus reglas y políticas, y no por la Ley 2051.
Al mes de mayo del 2020, unos 36 proyectos financiados por estos dos organismos, por un valor global de USD 2.531 millones, están siendo ejecutados sin observar la Ley 2051 Contrataciones.
La exceptuación de la Ley de Contrataciones, cuando se trata de un préstamo de un organismo multilateral, está establecida en la propia Ley 2051, en su artículo N° 2. Esto debido a que un préstamo de un organismo multilateral es concedido a través de un acuerdo internacional, catalogado de mayor rango a nuestra Constitución Nacional. Sin embargo, el director de la DNCP, Pablo Seitz, aclaró que organismos como Fonplata, Focem y CAF, por ejemplo, permiten ejecutar los proyectos bajo la Ley de Contrataciones.

Dejá tu comentario