Sociales

Emprendedora alienta a iniciar un negocio dando un pequeño paso

 Motivadora. Natalia Cardozo es una emprendedora que compagina su vida de madre con sus proyectos. Galardonado. Tapioguay, premiado con el Mipymes destacado del 2019, se encuentra en todo el país.

“Donde hay una empresa de éxito alguien tomó alguna vez una decisión valiente” reza una frase muy famosa del consultor y profesor de negocios austriaco Peter Ferdinand Drucker y cuanta razón y sabiduría tienen sus palabras.

El Covid-19 ha dejado como enseñanza que reinventarse es una manera perfecta de seguir construyendo sueños y sacar adelante los emprendimientos por los cuales tanto se luchan. Pero, ¿Qué pasa de los negocios que se vinieron años antes de esta pandemia? Estos duramente golpeados no dejaron de existir porque sus cimientos, por la fuerte perseverancia y fe de sus propietarios.

Natalia Cardozo es madre de un pequeño de 10 meses llamado Milo Raphael, y una mujer emprendedora y visionaria que dio vida en abril de 2017 a Tapioguay, un emprendimiento de tapiocas saludables, con un toque cien por ciento paraguayo. “Tapioguay surge con la idea de nacionalizar algo bien nuestro, tapio viene de tapioca que es nuestra materia prima y guay de Paraguay, creo que la gente enseguida identifico nuestro producto”, menciona Natalia.

¿Te imaginaste probar una tapioca gluten free? Tapioguay tiene varias opciones libres de gluten para disfrutar del buen comer de manera saludable. Primeramente fue un emprendimiento enfocado netamente al servicio de catering, pero con el correr del tiempo el enfoque fue cambiando y en la actualidad su producto se encuentra en todos los supermercados del país.

“Me agrada la aceptación de la gente, hace poco lanzamos nuestro nuevo producto que son las chipitas sin gluten de cuatro quesos y picantes, siempre apuntamos a lo saludable y próximamente estaremos cambiando el packaging”, agrega.

Natalia recuerda con nostalgia la primera vez que en su carro bici salió a vender y solo vendió cinco tapiocas, a pesar del “bajón” que le causó aquella experiencia no bajó los brazos y apostó todo lo que tenía para concretar sus sueños. Desde los food park, temporadas altas en San Bernardino, los espacios en los shopping fueron algunas de sus paradas antes de llegar a lo que hoy se conoce.

Desafíos y satisfacciones. Cardozo comenta que al principio fue muy difícil salir de su zona de confort, pero con el correr del tiempo se dio cuenta que tomó la decisión correcta, marcando un antes y un después en su vida, en la de sus consumidores y el mercado nacional. Actualmente compagina su trabajo con la vida de madre, otro gran desafío pero que sabe combinar perfectamente con sus actividades diarias.

“Las mujeres sabemos balancear perfectamente la labor de madres y el de emprendedoras, al principio fue muy desafiante, pero con el correr del tiempo se va encaminando todo y es una gran satisfacción. Mi mamá me ayuda un motón con mi hijo y el tiempo que paso con el trato de que sea de calidad y mucho amor”, refiere.

En la actualidad Tapioguay cuenta con tres premios nacionales entre los que se destaca el premio a Mipymes otorgado en el 2019. Hoy el emprendimiento tiene una colaboración con la Unión Europea de las Pymes y pretende traer más novedades para sus seguidores.

“La mayor satisfacción entre todo esto es ver el producto final en las góndolas y vidrieras de los supermercados, me motiva la idea de seguir creciendo y darle una opción para facilitarle la vida al consumidor” agrega.

Mensaje. Para finalizar invita a todas las madres que tengan un sueño a salir de su zona de confort y llegar a la meta que se propongan, ya que la fuerza esta dentro de ellas. “El mensaje que les dejo a todas las mujeres es que quieren emprender es que se empieza con un pequeño paso, una idea que va tomando forma, que se animen a salir de la caja. Al principio es súper difícil pero luego vamos viendo los frutos, de cada idea nace algo nuevo, se mueven caminos, creer en sí misma, no decaer, creer en su producto y en una misma”, sentenció.



Dejá tu comentario