Sociales

El enlace de Marité y Canuto Una emotiva celebración

 

No todos los amores de verano son pasajeros. Este amor estival se convirtió en amor eterno, tal es así que a la fecha ya casi cumplen 47 veranos juntos. El 10 de abril de 1973 se juraron amor eterno ante Dios María Teresa González Saldívar y Canuto Rasmussen Niedergesas. La historia de esta hermosa pareja se remonta desde que eran muy jóvenes en la villa veraniega de San Bernardino, como fiel testigo del flechazo que los unió. Pero Marité como la conocen todos, retomó sus estudios en el vecino país de Argentina, en el Colegio Ward de Buenos Aires y a su regreso se pusieron de novios. La pareja compartió sus estudios en la Universidad Nacional, en diferentes carreras y luego decidieron sellar su amor ante la capilla del Instituto de Previsión Social recientemente inaugurada. La boda fue celebrada por un sacerdote católico y otro luterano. La recepción para festejar la consagración matrimonial se realizó en la Casa Ex Alumnos del Colegio San José. Y como la tradición lo amerita, luego de la ceremonia realizaron la visita al colegio Teresiano de donde también fue alumna la radiante novia. Ahí la recibieron las monjas para darle las felicitaciones por tan emotiva celebración. La elegante joven lució un moderno traje en crepé de seda natural confeccionado por Semi Salerno. Fueron de luna de miel a Río de Janeiro, Brasil. Formaron una hermosa familia compuesta por 3 hijos y 5 nietos.

Dejá tu comentario