Economía

EBY: Equipo de Marito ve irreversible aprobación de las notas reversales

 Juan Ernesto Villamayor, referente del equipo de transición, afirmó que Mario Abdo Benítez hubiera negociado de otro modo por Yacyretá. Indicó que el Congreso ya aprobó el acuerdo y se debe acatar.

El futuro ministro del Interior es uno de los principales asesores y voceros del Gobierno entrante. Manifestó que la gestión de Abdo Benítez ya se encuentra con una decisión tomada por otra administración sobre la Entidad Binacional Yacyretá (EBY) y que será más perjudicial desacatar los convenios internacionales firmados, que además ya fueron aprobados por el Congreso Nacional.

“Es mucho más grave echar por tierra los convenios internacionales. Si estuviese en nuestras manos negociarlo, es posible que no se hubiese negociado de este modo. Los que negociaron fueron otros”, expresó a la 1080 AM.

Villamayor explicó que las notas reversales no pueden ser vetadas por el presidente de la República, puesto que sencillamente tiene que otorgar su visto bueno.

“Este es un acuerdo y no es un proyecto de ley. No puede ser objetado por el Ejecutivo, la objeción está en la cuestión correspondiente al proceso de formación de leyes. Si el presidente tenía la atribución de objeción, quiere decir que el Parlamento por mayoría calificada podría superarlo”, enfatizó.

CAMBIO DE POSTURA. Consultado sobre la posición que tenía Abdo Benítez durante su campaña electoral, de romper los acuerdos con Argentina acerca de la hidroeléctrica, mencionó que el futuro jefe de Estado hizo esta aseveración si es que los instrumentos no pasaban por el Parlamento.

“Si pasa por el Parlamento, es el Parlamento el que tiene que definir lo que está bien o lo que está mal. Recuerdo que el Gobierno de Fernando Lugo había pactado (la deuda) en USD 7.000 millones”, apuntó.

Remarcó que la Nota Reversal de 1992 no se aprobó en el Congreso paraguayo, pero se aplicó igual. Dijo que está sistemáticamente aplicada y en toda la contabilidad de Yacyretá.

Agregó que incluso la administración de Lugo tuvo en cuenta ese documento y que además ese Gobierno autorizó la maquinización de Añá Cuá.

Agregó que la cuestión de Yacyretá no se limita a la deuda, sino que hay muchas otras cuestiones, por lo que se tiene que generar un debate. Apuntó que en una negociación la fórmula debe ser ganar-ganar, y que no haya vencedores ni vencidos. En un proceso negociador nadie lleva el 100% porque todas las partes tienen intereses y se sostienen con puntos de vista, precisó.

El senador colorado Enrique Bacchetta, miembro de Colorado Añetete, indicó que se que tiene que promulgar. Consideró que no se trata de ninguna entrega y se tomó la decisión correcta.

En contrapartida, el ex senador liberal Miguel Abdón Saguier sostuvo que el presidente sí tiene la potestad de vetar el acuerdo por la EBY.

El canciller nacional, Eladio Loizaga, ratificó que el acuerdo es beneficioso para Paraguay y lamentó que los mayores críticos sean las personas que fueron autoridades durante el gobierno de Lugo. Agregó que en esa administración se reconoció que había deuda de Yacyretá con el Tesoro argentino.

Por su parte, el director paraguayo de la hidroeléctrica, Ángel Recalde, comentó que las declaraciones de Abdo Benítez sobre el rechazo a Yacyretá fueron preelectorales. A su criterio, no se puede mantener un discurso de barricada cuando ya se llega a ser jefe de Estado.

El titular paraguayo de la EBY manifestó esto ayer, luego de que se habilite oficialmente la nueva línea de 500 kV, infraestructura que aún estará limitada para traer la energía de la central.

Dejá tu comentario