Interior

Desde hace 175 días, olla popular alimenta a 500 familias en CDE

 

El grupo Remansito Solidario se formó para ayudar a una familia de escasos recursos, pero se convirtió en uno de los pioneros de las ollas populares en Alto Paraná, tras la declaración de la cuarentena obligatoria por la pandemia del coronavirus (Covid-19).

Un total de 1.200 ollas populares se registran en el Alto Paraná, pero en algunos casos dejaron de cocinar en forma diaria, para reducir solo a 3 veces por semana la entrega de alimentos.

Son cuatro meses y medio de resistencia para ayudar a las familias de escasos recursos económicos del barrio Remansito de Ciudad del Este. En su mayoría son beneficiados los asentamientos San Miguel, Santa Librada y Un Techo, ubicados a orillas del río Paraná.

“Tenemos nuestras fichas, llegamos a entregar entre 374 y 500 porciones por día. Muchos lugares ya pararon porque no dan abasto. Nosotros ahora hacemos tres veces por semana, más bien por falta de voluntarios, porque algunos ya están trabajando”, afirmó Norma Duarte, voluntaria.

Resistir en la era Covid-19. “Ya queríamos parar y fui a avisar a una fundación que nos está ayudando y me pidieron que por favor no paremos, que vea un mecanismo, porque otros ya no lo están haciendo. Hoy estamos cinco mujeres y un hombre, pero a veces estamos solo dos o tres voluntarios”, contó.

Remansito Solidario recibe actualmente donaciones de la Fundación Los Ángeles, la Asociación Taiwanesa y, en menor escala, la Gobernación del Alto Paraná, además de recibir donativos de verduras picadas de los comerciantes del Mercado de Abasto.

Remansito Solidario también está enfocado en organizar una hamburgueseada para 1.500 niños del barrio, por el Día del Niño.

AYUDAR A PESCAR. Jinsu Annahas, vocero de otro grupo solidario, afirmó que llegaron a distribuir 50 toneladas de alimentos durante tres meses para apoyar a las ollas populares de Ciudad del Este y ciudades metropolitanas.

El grupo se dedicaba a recoger los insumos de empresas distribuidoras con los que trabajaban, además de sus aportes de tiempo y recursos, y luego los distribuían en los barrios más carenciados de la ciudad.

“Ahora estamos enfocados a ayudarles a pescar, buscar trabajo y ver la manera de que las familias puedan llevar sostén a sus casas. Vimos que esto no tiene fin, no vamos a poder seguir dándoles alimentos”.


Más de 1.200 ollas en el Este
Son más de 1.200 ollas populares en el departamento, que diariamente están dando de comer a los que vivían de lo que ganaban en el día a día. Los datos corresponden al registro de la Itaipú Binacional, que sigue apoyando a las ollas populares. La entidad distribuye los insumos a través de la Diócesis del Alto Paraná, que ya suma 1.700.000 kilos de alimentos. La Secretaría de Emergencia Nacional también provee kits para las ollas populares, pero no dan abasto.

Dejá tu comentario