Edición Impresa

Crean prototipo de respirador que cuesta la mitad de uno importado

 Es un ventilador pulmonar creado por ingenieros de Luque, con apoyo de firmas privadas.

Entre los varios prototipos de respiradores de emergencia que se desarrollan en el país, en el marco de la contingencia contra el Covid-19, uno se encuentra más adelantado y está ahora en fase final de prueba, bajo un control paralelo de un equipo de profesionales médicos por veterinarios, intensivistas y anestesiólogos del Instituto de Previsión Social (IPS).

El equipo fue desarrollado por los ingenieros: Jorge Vázquez y Orlando Delgado, con el respaldo de las firmas Engineering SA y Roinpar SA. Como ambos son de la ciudad de Luque se juntaron para crear lo que se conoce técnicamente como un ventilador pulmonar a ser aplicado en las Unidades de Terapia Intensiva (UTI).

Lo destacable, aparte de que fue construido con sofisticados materiales proveídos por las empresas señaladas, es que –de ser validado por las instituciones sanitarias pertinentes– su fabricación en el país representará una disminución hasta del 50% con relación a lo que cuesta en el mercado internacional.

Este mes, el Ministerio de Salud Pública (MSP) adjudicó –vía licitación– la compra de 30 unidades de respiradores a un precio unitario de G. 261.000.000, lo que supone USD 40.000. Se trata del costo más alto, desde el inicio de la pandemia.

Andrés Campos Cervera, vicepresidente de Engineering, dijo que de fabricarse en escala en Paraguay, estos equipos tendrían un costo de unos USD 20.000, cada uno.

Lo bautizaron Spe 1500 (Esperanza, en griego). El artefacto está compuesto por unos reguladores de flujo respiratorio –de inspiración y exhalación–, sensores y válvulas. Funciona con tecnología PLC que hace el control del flujo, las presiones, el volumen y los ciclos de la respiración, mediante la transmisión y recepción de señales digitales a través de la línea eléctrica.

“El trabajo del ventilador es ingresar oxígeno con aire a los pulmones y luego permitir la liberación del CO2 generador al respirar”, explica Jorge Vázquez, experto en programación y automatización, quien fue el que se encargó de contactar con los responsables de Engineering.

El aparato cuenta en la parte superior con una pantalla donde se grafica la presión, el flujo respiratorio, la concentración de oxígeno y el volumen. “Esto tiene una válvula que mezcla un porcentaje de oxígeno y de aire. Eso se puede configurar, de acuerdo a la patología del paciente y a criterio del médico intensivista: que porcentaje de oxígeno, que volumen, que presión, de acuerdo a la curva que muestra la pantalla sobre la evolución del paciente”, especifica Delgado, ingeniero electrónico, quien se dedica a reparar y vender equipos médicos.

Si el modelo pasa todas las pruebas, tiene la idea de fabricar 300 unidades al mes.

Campos Cervera señaló que en 15 a 20 días culminarían las pruebas como para presentar oficialmente al Gobierno el modelo terminado.

Dejá tu comentario