Política

Colorados impiden que Ayala asuma en reemplazo de Payo

 

Los colorados en mayoría, cartistas y abdistas, optaron por retirarse de la sesión en el Senado, como una jugada política para evitar que el liberal Eusebio Ramón Ayala ocupe la banca del suspendido Paraguayo Cubas.

La salida de los mismos hizo que la sesión quede sin cuórum, por lo que tuvo que levantarse en medio del tratamiento de un proyecto sobre patrimonio cultural del Centro Histórico de Quyquyhó.

Con votos liberales, efrainistas y algunos del llanismo; Frente Guasu, Patria Querida, Hagamos y el PDP (Partido Democrático Progresista) se pretendía completar los 45 senadores con Ayala.

Los abdistas y cartistas no están dispuestos a ceder la banca, y reclaman que la misma sea ocupada por Arnaldo Franco, a pesar de que figura sexto en la lista de suplentes.

Además, llamativamente antes de que se trate este polémico punto, figuraba un proyecto de declaración por el que el Senado iba a rendir homenaje y reconocimiento por su trayectoria al colorado Juan Carlos Galaverna.

El mismo cumple en este periodo 30 años como parlamentario, y en un principio, la intención del titular del Congreso Silvio Ovelar era cederle la presidencia.

Calé ni siquiera apareció a la sesión, y el liberal Víctor Ríos mencionó que el propio Ovelar le informó que no había mucho interés en dar ese reconocimiento.

Es más, Ríos remarcó que para él como para varios de sus colegas fue una sorpresa que se incluya este punto.

Tras levantarse la sesión, Blanca Ovelar, así como Silvio Ovelar y otros senadores de la ANR indicaron que la banca de Payo sigue generando polémica entre sus pares.

“Solamente estamos alargando la agonía”, refirió un referente colorado fuera de micrófono, ya que están conscientes de que no tienen los números para Franco.

Es que tras la destitución del contralor Enrique García, los llanistas aparentemente decidieron abrirse por el momento del pacto con colorados.

Los senadores de la ANR esperan que se les pase el enojo y puedan tener los votos para que su correligionario ocupe la banca número 45.

reducción de sanción. Gilberto Apuril, de Hagamos, volvió a insistir con levantar la sanción a Payo, y tuvo el acompañamiento del llanismo.

La propuesta específica era la modificación de la parte resolutiva de la sanción a su colega, y que en vez de 60 sean solamente 30 días.

Refirió que si se aprobaba, se podría evitar todo lo que implica llenar su vacancia, y que el mismo retorne para la sesión del próximo jueves.

“Ya sé que votamos inclusive la suspensión de Payo, pero si al final se va a disputar su banca, entonces es de Payo Cubas”, manifestó Apuril.

El senador pidió que la votación sea electrónica, y tuvo el apoyo de Blas Llano.

Se necesitaban 25 votos para que se apruebe, pero solamente 14 estuvieron a favor.

Los que no acompañaron que se reduzca la sanción fueron los colorados abdistas y cartistas, el bloque del Frente Guasu, y algunos llanistas, que sumaron 20 en contra.

Con esta decisión, Cubas seguirá suspendido en el cargo hasta completar los 60 días sin goce de dieta.

En cuanto a su banca, por el momento y hasta que no asuma ningún suplente por la pulseada que se genera, el Senado seguirá funcionando con 44 miembros.

Dejá tu comentario