17 abr. 2024

“Che mo kane’óma. Tengo más de ochenta años, muy bien vividos”

Popular.  Don Rafael Rojas Doria se retira después de una rica y larga trayectoria escénica.

Popular. Don Rafael Rojas Doria se retira después de una rica y larga trayectoria escénica.

El Compadre Rafael Rojas Doria, quien durante 68 años de su nutrida trayectoria artística supo divertir a sus seguidores, dice que con sus 86 años de edad se retira de los escenarios para seguir produciendo desde la tranquilidad de su hogar; quiere escribir y lanzar un disco.

“La palabra retiro es fuerte, digamos que cambio de escenario. Me voy a retirar el día que Dios diga basta y me llame”, dice Rojas Doria, actor cómico, dramaturgo y director teatral nacido en 1931.

Rojas Doria cuenta que ofrecerá una última aparición en un teatro con la obra que él mismo escribió, titulada Aló Madame, una comedia en la que participa junto a figuras como Luis D’Oliveira, Sandra Molas, Romi Cetrini y otros.

“Estoy bien, pero no puedo caminar mucho. Quiero seguir escribiendo, justamente quiero lanzar mi segundo libro, después de esta obra de despedida, para lo cual usaré un aparato que me ayudará a ponerme en pie”, cuenta don Rafael, quien fuera Compadre de César Álvarez Blanco (1927-2003) más de 40 años.

Rojas Doria tiene dolores que le impiden caminar mucho, y sigue tratamientos por las secuelas que le dejó el accidente cerebrovascular (ACV) que sufrió el año pasado.

“Estoy cansado, viejito, che mo kane’óma. Tengo más de ochenta años bien vividos, no me puedo quejar. Tras el ACV, tengo un lado del cuerpo que no me responde, el brazo me duele, aunque muevo no puedo alzar hacia arriba”, cuenta el humorista, que a pesar de todo, confiesa: “no pierdo el buen humor”.

ABUNDANCIA. El actor confiesa que su memoria ya no es la de antes, y que no recuerda todos los títulos de las obras en las que participó, que fueron más de 60 solo en sus más de 4 décadas de actuación junto a César Álvarez Blanco, su Compadre.

“Una de las obras más emblemáticas para nosotros fue Plata yvyguy rekávo (escrita para Los Compadres, por Mario Halley Mora). Es la obra cumbre del teatro popular paraguayo, la que ganó más plata, tuvo más público, más aplausos. Con ella viajamos por todo el país y al exterior. Gran éxito, la mejor”, afirma.

Además, recuerda con mucho cariño al primer elenco de esa obra: Miriam Celeste, Ramón Patiño, Alejo Vargas, Nilda Odriosola, Luis D’Oliveira, entre otros. “Fuimos el primer elenco de esa obra, a todos les guardo un gran cariño, por ser los primeros en representarla. Hasta hoy, sigue siendo la más reidera”, afirma.

Con el Compadre también actuó en obras como El médico rural y El comisario de Valle Lorito; “la edad no viene sola y me olvido de los nombres”, dice sonriendo.

Otro grato recuerdo que comparte es el haber sido nombrado junto a su compadre Hijos Dilectos de Nueva York en la década de 1970, “por contribuir con la alegría de toda América”, recuerda el humorista.

AGRADECIDO. Don Rafael se considera un hombre agradecido. “¿Qué más se puede pedir? Yo tuve lo mejor: el cariño del público. Me han querido, me quieren y me lo demuestran cuando me ven, es mi principal satisfacción”.

Acerca de si pudo vivir dignamente con el arte, confiesa que sí. “No me quejo. El teatro me dio hasta para mi señora que ya se fue, en el 2011”, dice el actor que recientemente participó en la cinta Leal.

Acerca de dos puntos sensibles, con respecto a su trayectoria, como aquellos chistes calificados como machistas, y su relación con Stroessner, se limita a responder que en lo personal siempre le dio su lugar a la mujer, sobre todo teniendo en cuenta la importancia que ella ha tenido en su vida. En tanto que de Stroessner dice: “Él nos dio trabajo, nos recibió cuando necesitamos y le agradezco”.

Más contenido de esta sección
Las ventas al público en los comercios pyme de Argentina cayeron un 25,5% interanual en febrero pasado, golpeadas por la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores a causa de la elevadísima inflación, y acumulan un declive del 27% en el primer bimestre del año, según un informe sectorial difundido este domingo.
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.