Interior

Capacitan tecnológicamente a nativos para proteger bosques

 

Varios jóvenes de comunidades indígenas ubicadas en el distrito de Repatriación Departamento de Caaguazú fueron capacitados tecnológicamente para la utilización de aplicaciones móviles y GPS con el fin de proteger las escasas masas boscosas que aún están de pie en sus respectivos territorios. El proyecto impulsado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO), incluyó a ocho jóvenes indígenas de cuatro comunidades Mbya en el quinto departamento.

La líder comunitaria de Isla Jovai Teju, Cornelia Flores mostró un mapa con el territorio que está siendo monitorizado.

Rumilda Fernández, una de las primeras técnicas en monitoreo forestal que pertenece a un pueblo indígena de Paraguay, con un teléfono móvil pone en práctica los conocimientos que adquirió en los últimos meses, recorriendo los estrechos caminos de tierra de la comunidad Isla Jovai Teju para registrar los límites de su territorio, una iniciativa que busca preservar los bosques ante una ola de fuerte deforestación.

Las tierras indígenas se encuentran rodeadas de enormes plantaciones de soja y maíz pertenecientes a colonos menonitas que se fueron reduciendo con los años en extensión y calidad hasta quedar pocas hectáreas aptas para la agricultura, donde cultivan mandioca, poroto, maíz y maní, además de criar animales. “Antes ni sabíamos cuántas hectáreas tenían nuestras tierras. Ahora ya tenemos el mapa y la dimensión”, dijo Cornelia Flores, agregando que el bosque era nuestro supermercado en las comunidades.

“No necesitábamos más. Ahora con el desmonte cambió todo”, comentó Flores, de 60 años.

La pérdida de tierras o de control sobre los recursos naturales es un tema clave para los indígenas que representan el 2% de la población total del país, constituyéndose en una de las principales causas de que un 75% viva en situación de pobreza o pobreza extrema. “El problema indígena es que hace 500 años estamos en Paraguay y nunca nos han ayudado”, asevero Teófilo Flores, líder de la comunidad Pindo’i que alberga a 750 personas en 1.400 hectáreas también en el Departamento Caaguazú.

“Necesitamos saber como preservar el bosque que queda como reserva. Por ejemplo, que nos den las herramientas y apoyo para que nosotros mismos no lo deforestemos”, agregó finalmente.

Dejá tu comentario