Política

Campesinos se retiran, pero siguen en alerta ante amenaza de desalojo

La Federación Nacional Campesina decidió finalizar ayer las movilizaciones contra la represión y los desalojos en los asentamientos, señalando que fue un éxito porque tuvieron el apoyo popular.

Ayer, alrededor de las 15.00, más de 70 campesinos de la Federación Nacional Campesina (FNC) levantaron carpas de la plaza O’Leary, donde instalaron su campamento en Asunción para hacer visible, como tantas veces, el problema que afecta a nuestro país desde hace décadas, la tenencia de la tierra. A su vez, denunciaron la manera en que el Gobierno de Mario Abdo Benítez pretende hacer frente al drama social de las ocupaciones, con los desalojos masivos.

“Creemos que es totalmente equivocado el camino por donde va el Gobierno, con los desalojos, la represión y la intención de militarizar para solucionar los graves problemas de nuestro país”, indicó la secretaria general, Teodolina Villalba.

Precisó que la FNC cuenta con 1.100 asentamientos en todo el país y que el 80% está en la mira del Gobierno para desalojar a los campesinos e indígenas.

“El Indert nunca hizo seguimiento para regularizar las tierras y ahora quieren recurrir al desalojo”, aseveró.

Teodolina dijo que el protocolo instalado para las ocupaciones en el 2012 y levantado recientemente “no era gran cosa”, pero actualmente hay mucha preocupación porque se hacen directamente los desalojos.

“Ahí están involucrados el Gobierno, la Corte, la Fiscalía, acompañados por la UGP (Unión de Gremios de la Producción), la ARP (Asociación Rural del Paraguay) para que se hagan los desalojos”, apuntó.

Indicó que si hay más desalojos, los que pierden serán los campesinos e indígenas, “y significará más miseria para nuestro país porque habrá más gente sin trabajo y sin accesos a los servicios básicos y mucho menos a una educación”.

Marcial Gómez, otro dirigente de la FNC, manifestó que se encontró apoyo de la ciudadanía en cuanto a sus reivindicaciones. “Todo quedó entendido para gran parte de la población y eso nos pone muy felices”, indicó.

“Consideramos que nuestra movilización fue un éxito total porque se cumplió a cabalidad nuestro objetivo que es generar un debate a nivel nacional sobre el problema principal en nuestro país , que es la tenencia de la tierra en manos de unos pocos privilegiados. Ese es el centro de los problemas de nuestro país”, enfatizó Gómez.

También denunció que el Gobierno quiso ensuciar la movilización “con informaciones falsas cuyo objetivo era confundir y atemorizar a la gente, justo cuando el campesinado organizado se levanta para defender sus derechos. Decimos que este accionar del Gobierno es totalmente irresponsable y repudiable, ya que ve enemigos en cualquier sector que se moviliza en defensa de sus derechos”. Tanto Gómez como Teodolina precisaron que no hay ningún acuerdo con el Gobierno.


El 80% de los asentamientos están en la mira. El Indert nunca hizo seguimiento y ahora el Gobierno quiere desalojar.
Teodolina Villalba,
secretaria general, FNC.

Con este nivel de concentración de tierra en pocas manos no hay manera de sacar a nuestro país de la pobreza.
Marcial Gómez,
dirigente, FNC.

No descartan más movilizaciones
La secretaria general de la FNC, Teodolina Villalba, indicó que siempre que amerite volverán a salir a las calles para manifestarse porque, asegura, el Gobierno los persigue.
“Nos vamos a preparar en diferentes asentamientos y comunidades indígenas. Nosotros resistimos”, precisó ante la amenaza de los desalojos que podría ejecutar el Gobierno.

“No vamos a entregar nuestra tierra. No vamos a entregar nuestra sobrevivencia, nuestro futuro. Sin tierra no tendremos nada”, aseveró la dirigente.

Agregó que se insta a todos los integrantes de las comunidades y asentamientos a seguir organizados. “Porque si perdemos la tierra, ya nada nos queda por perder”, manifestó.
Indicó que hay una campaña de desalojos y el Gobierno prepara la represión contra las familias campesinas e indígenas. “Es una actitud autoritaria, fascista”, significó. Sobre las movilizaciones y cierres de ruta, señaló que se trata de medidas extremas porque muchas veces han hecho llegar sus reclamos al Gobierno y no son escuchados.

Dejá tu comentario