Mundo

Bolsonaro critica la investigación sobre su manejo del Covid

 

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, calificó ayer de bochorno la comisión instalada en el Senado que investiga posibles omisiones de su Gobierno en la gestión de la pandemia del coronavirus, que ya deja casi 420.000 muertes en el país.

“Es un bochorno, sólo se habla de cloroquina. Pero el que es contrario no ofrece alternativa. ¿Alguien ya tomó aquí?”, preguntó el gobernante a un grupo de seguidores, en la puerta de su residencia oficial en Brasilia.

Bolsonaro, líder de una negacionista ultraderecha brasileña que niega la gravedad del nuevo coronavirus, adelantó que grabará en los próximos días un video con algunos de sus ministros en pro de este fármaco antipalúdico, cuya eficacia contra el Covid-19 no está comprobada científicamente. “Vamos a hacer un video con todos aquellos ministros que tomaron hidroxicloroquina (derivado de la cloroquina) para que digan: Yo la tomé. Es la alternativa del momento. ‘Ah, pero no tiene comprobación científica’, pero es que tampoco hay algo diciendo lo contrario”, se justificó. La Organización Mundial de la Salud (OMS) se ha pronunciado en diversas ocasiones al respecto de la ineficacia de la cloroquina y la hidroxicloroquina para el tratamiento preventivo del Covid-19 e incluso alertado sobre posibles efectos adversos cuando se usa para esa enfermedad. Sin embargo, Bolsonaro, que censura el uso de mascarillas y el aislamiento social para combatir la pandemia, promovió con asiduidad la administración de este medicamento, el cual su Gobierno distribuyó de forma masiva a los estados brasileños. En ese marco, el presidente sí se mostró interesado en que la comisión parlamentaria esclarezca algunos casos de muertes registradas en Manaos, capital del estado de Amazonas, vinculados a la aplicación de una dosis alta de cloroquina. “Cualquier medicamento en exceso puede provocar la muerte”, advirtió.

La polémica en torno a la cloroquina y otros asuntos, como la falta de vacunas, están siendo objeto de investigación en la comisión en el Senado, en donde ya han declarado dos exministros de Salud de Bolsonaro que abandonaron el Gobierno por desavenencias con el gobernante, y el actual titular de la cartera, Marcelo Queiroga.

Tanto Luiz Henrique Mandetta, destituido por Bolsonaro en abril de 2020, como Nelson Teich, su sucesor y quien renunció en mayo de ese año, confirmaron las presiones del líder ultraderechista para recomendar la cloroquina contra el Covid-19 en el sistema público de salud brasileño. Tras la salida de ambos, el general del Ejército Eduardo Pazuello asumió el ministerio y una de sus primeras decisiones fue precisamente liberar el uso de cloroquina y recomendar el llamado tratamiento precoz, desaconsejado por muchos especialistas.

apoya liberar patentes. Brasil, uno de los países más castigados por la pandemia del coronavirus, cambió de posición al anunciar su respaldo a las negociaciones para liberar las patentes de la vacunas contra el Covid-19, impulsadas por Estados Unidos. El Gobierno brasileño afirmó en un comunicado que recibió con satisfacción la disposición de EEUU de negociar, dentro de la Organización Mundial del Comercio (OMC), una solución multilateral a fin de aumentar la producción y distribución de insumos y vacunas a nivel global.

La nueva postura del Ejecutivo del presidente Jair Bolsonaro, líder de una negacionista extrema derecha brasileña, fue divulgada en una nota conjunta de los ministerios de Relaciones Exteriores, Economía, Salud y Ciencia y Tecnología. En la víspera, el canciller brasileño, Carlos França, afirmó en una audiencia pública en el Senado que el Gobierno era contrario a la suspensión de las patentes de la vacuna contra el Covid-19, pero anticipó que podrían cambiar de opinión en caso de que fuera del interés del país. Como en otros países del mundo, la campaña de vacunación avanza a un ritmo lento en el gigante latinoamericano.

Dejá tu comentario