25 feb. 2024

Bailarín paraguayo se destaca en Instituto del Teatro Colón

Nicolás Joaquín Moreno es un joven paraguayo que culminó la carrera de bailarín clásico profesional en el Instituto Superior de Arte del Teatro Colón de Buenos Aires, Argentina. El compatriota terminó dicho estudio con solo 17 años, cuando el promedio de edad para ello es de 19 años, según explicó.

Nicolás Moreno,  bailarín.

Nicolás Moreno, bailarín.

Con 15 años y tras audicionar en el prestigioso instituto, logró ingresar de entre 20 postulantes. “Solo quedamos cuatro bailarines, y yo el único paraguayo entre ellos”, comenta el joven, que inició sus estudios a la edad de 8 años en la academia del maestro Miguel Bonnín.

Además de formar parte de la escuela de danza del Teatro Colón, el compatriota se distingue por ser el primer paraguayo en terminar esta carrera en dicho centro de enseñanza, según indica.

Nicolás explica que culminó con anticipación debido que al quedar seleccionado para formar parte del Instituto, por indicación de los encargados fue colocado en un curso superior al que correspondía para su edad, debido a las cualidades que presentaba.

“Me iban a poner con los chicos de mi edad, pero debido al nivel que tenía me hicieron audicionar con los chicos de 20 años. Entonces fue ahí que me pusieron en séptimo curso. Los otros tenían 18, 19 y 20 años”, comenta el bailarín.

Presente y futuro. Actualmente, Nicolás enseña en una academia de danzas en el Bañado Tacumbú, como gesto solidario. Además, forma parte del Ballet Municipal de Asunción. No obstante, ya tiene nuevas metas para seguir creciendo. “Como tengo solamente 17 años, todavía no puedo audicionar para alguna compañía profesional. Mi objetivo ahora es ir a Estados Unidos o Europa”, dice.

El joven se postuló para el San Francisco Ballet School, para lo cual envió su video de una clase completa de danza clásica. Los resultados lo sabrá próximamente, en el mes de marzo.

“Me volvieron a invitar para ir (a Argentina), pero yo preferí venir a Paraguay, bailar un poco, para que me vea mi gente también. Todos los artistas que nos vamos al exterior queremos que el público local sepa de nosotros”, señala.

Moreno afirma estar muy satisfecho con todo lo aprendido en los años de estudio en Argentina. “Estoy agradecido con mis profesores. El trato siempre fue muy respetuoso y nunca sufrí discriminación por ser paraguayo”.

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.