País

Avivados compran alimentos de kit escolar para reventa o trueque

Llueven denuncias de escandalosa comercialización de víveres que el MEC distribuye gratuitamente para estudiantes. Hasta en la despensa del barrio venden los productos.

No tiene hijos en edad escolar, pero accede a los alimentos que el Ministerio de Educación y Ciencias (MEC) distribuye para alumnos. Si no consiguió cambiar los víveres por un adorno para su pared, es casi seguro que logró venderlos.

Es uno de los tantos casos de comercio con productos del kit que viene a reemplazar por la situación de pandemia el almuerzo en las escuelas.

Leche en polvo, harina, almidón, locro y fideo buscaba cambiar una persona en grupos de Facebook por un “adorno para pared”, así como lo leyó. No tardó para que su posteo reciba comentarios con una variedad de opciones. Esos mismos víveres también ofrecía a la venta a G. 60.000. En un intercambio de mensajes con la “comerciante” al que accedió este diario, afirma no tener hijos en edad escolar y que adquiere los productos en grupos de la mencionada red social.

Mientras que durante una entrevista en una radio capitalina al director general de Bienestar Estudiantil del MEC, Hugo Tintel, un oyente reportó que en una despensa de su barrio se comercializan productos del kit de almuerzo escolar, como por ejemplo poroto.

Con un simple recorrido por grupos de comercio en Facebook, ÚH pudo comprobar la abierta comercialización de víveres para estudiantes distribuidos por el MEC. El kit de alimentos que entrega el ministerio contiene arroz, poroto, fideos, locro, sal, azúcar, aceite, harina de trigo, leche en cartón, leche en polvo, almidón, harina de maíz y jabón de coco. La venta de estos productos está terminantemente prohibida.

OFERTA VARIADA. Desde G. 50.000 ya se puede acceder a una variedad de productos del kit escolar, como por ejemplo 2 kg de harina de maíz, dos paquetes de locro de 800 g c/u, almidón de mandioca, aceite de 900 ml, 2 kg de poroto, 4 kg de fideos y 500 g de sal fina. El precio sube si, por ejemplo, el paquete contiene leche. Los ofrecimientos de estos productos para trueques también están a la orden del día. Ya sea por cadenas, celulares, etcétera.

Otra cuestión es que los paquetes de alimentos no alcanzan a todos los estudiantes. No solo hay reclamos por faltante de kits, sino también por la calidad de los productos.

Datos de la Dirección General de Bienestar Estudiantil del MEC indican que recién en este año 2.162 alumnos recibieron los kits de almuerzo escolar. La merienda alcanza hasta la fecha a 258.000 escolares en todo el país, de 1.200.000 matriculados.

Hace unos días el ministro de Educación, Juan Manuel Brunetti, reveló que ya no cuentan con presupuesto para llegar a todos. El presupuesto para estos insumos está congelado y no tendrá ningún incremento para el año que viene. Mientras los docentes preparan una movilización en ese sentido.


2.162 estudiantes recibieron los kits de almuerzo escolar y más de 250.000 la merienda, según el MEC.

A pasos lentos, el MEC busca identificar a infractores

Tras la publicación de este diario, muchas ofertas de productos que hacen al kit que distribuye la cartera de Educación en reemplazo del almuerzo escolar fueron bajadas de las redes sociales.

De acuerdo con el director de Bienestar Estudiantil del MEC, Hugo Tintel, las redes sociales son constantemente monitoreadas en este sentido, pero al parecer no se percataron de este negocio. Insistió en que se requiere una denuncia formal para poder pedir la intervención de la Fiscalía. En ese contexto, instó nuevamente a la ciudadanía a denunciar casos.

“Lo que pasó interesante de la publicación es que varios de los encargados de esos grupos (en Facebook) empezaron a bloquear a estas personas, porque Delitos Informáticos y también Delitos Económicos actúan de oficio (...). Muchos empezaron a borrar sus estados”, comentó el director de Bienestar Estudiantil del MEC.

Tintel agregó que un padre, cuando matricula a su hijo, llena un formulario en carácter de declaración jurada, donde está expreso que el chico debe ser beneficiario del programa de alimentación escolar y le autoriza a la institución a otorgarle ese bien; en el término de presencialidad significa que su chico pueda comer y desayunar en la institución educativa. Al cambiarse la modalidad por la pandemia y los protocolos sanitarios, el chico y su padre van a retirar el kit. En ese sentido, el padre retira el bien declarado bajo el formulario, que es para su hijo. “Es un bien gratuito del Gobierno a través del Ministerio y del programa para los chicos y negociar o hacer algún tipo de intercambio, o pedir algo con un bien del Estado en función de un programa para un niño, no se puede hacer, y en este sentido, invito a toda la ciudadanía a hacer la denuncia a través de los medios formales” manifestó Tintel.

Desde la cartera de Educación trascendió que saldría un comunicado de prensa, pero al cierre de esta edición tal cosa no ocurrió. Tras destaparse el negocio con los víveres de kits escolares, llovieron los casos.

Dejá tu comentario