Sucesos

Autopsia revela ensañamiento en crimen de toda una familia

Bruno Javier Marabel, principal sospechoso del múltiple crimen, está detenido e imputado junto a cuatro supuestos cómplices.

Con un cuchillo clavado en la zona del esternón hallaron a Julio Rojas Delvalle (52); el cuerpo comenzaba despedir olor y eso alertó a los pocos vecinos de una casa abandonada de la cuadra de Oliva y Montevideo, centro de Asunción. En el patio trasero –un viejo estacionamiento–, en una fosa común, también fueron hallados los cuerpos de la esposa, Elba Rodas de Rojas (51), su hija Dalma María Rojas Rodas (25) y sus nietos Cristian Santino y Saulo Pío. Llevaban varios días enterrados.

El médico forense Pablo Lemir explicó que las dos mujeres y los niños también fueron asesinados con la misma saña. Se determinó que Saulo Pío, de 4 años, recibió 17 puñaladas. Su hermano de seis años, Cristian Santino, corrió la misma suerte y, además, fue estrangulado, según los profesionales.

Ambos son hijos de Dalma María Rojas, cuya causa de muerte aún no se puede determinar porque el asesino arrojó cal sobre el cuerpo y aceleró su descomposición.

El principal sospechoso de este macabro asesinato que conmocionó a todo el país en la tarde del lunes es Bruno Javier Marabel Ramírez (19), pareja sentimental de Dalma María. El hombre fue detenido y esa noche –según la policía– confesó a los agentes que lo detuvieron que cometió el crimen, aunque ayer se desdijo y declaró a un medio que no dio dicha versión a la policía.

CONFESIÓN El subjefe de Homicidios de la Policía, Sergio Insfrán, mencionó ayer la supuesta confesión de Marabel deque había matado a sus víctimas a puñaladas y estrangulandolas. En una entrevista, el sospechoso desmintió dicha confesión. La hipótesis es que la masacre fue consecuencia de los problemas de dinero que el joven tenía con el suegro.

El detenido manifestó, según Insfrán, que el padre de su novia lo extorsionaba para firmar unos pagarés, y le dijo que le iba a sacar la casa a su padre. Estaba dispuesto a declarar ante la fiscala Esmilda Álvarez, que lo citó ayer para una indagatoria, pero su abogado le recomendó que no lo haga.

el padre. Bruno Marabel, padre de Bruno Javier Marabel, en una nota con NPY, se negó a dirigir alguna palabra a su hijo porque considera que “él no pensó en nadie” y dijo que “lo único que pido es que se haga justicia y que si él fue, que vaya a donde tenga que ir”.

Detenidos. La Policía detuvo a Mari Araceli Sosa Díaz, Alba Rosalía Armoa Núñez y a Jorge Luis Samaniego López, amigos del principal sospechoso. El taxista Marcelo Díaz, quien habría llevado a Marabel hasta el Puente Remanso, con intenciones de huir hacia Clorinda, fue liberado del caso.

Se incautaron de la casa cuchillos y destornilladores, que habrían sido utilizados para el crimen.

Embed

Fiscalía imputó y pidió prisión preventiva
La fiscala Esmilda Alvaréz imputó a Bruno Javier Marabel Ramírez por los hechos punibles de feminicidio y homicidio doloso por la muerte de Dalma María Rojas Rodas (ex pareja), de sus dos hijos y de sus padres.
En tanto fueron encausados por homicidio doloso en calidad de cómplice Marcelo Gabriel Sosa Díaz, Mari Araceli Sosa Díaz y Alba Rocío Armoa Núñez. Además la representante del Ministerio Público pidió la prisión preventiva para los cuatro.
Ayer los procesados se abstuvieron de prestar declaración.

Dejá tu comentario