País

Árboles caídos, techos y vehículos destrozados generó el temporal

Ñemby, Villa Elisa, San Antonio, Ypané y Capiatá fueron algunas de las ciudades más afectadas en Central. Cerca de 60.000 usuarios quedaron sin el servicio de energía durante la tormenta.

El día después. La mañana nublada del martes encontró a pobladores de distintas ciudades del Departamento Central intentando reponerse luego de la pesadilla registrada entre la noche del lunes y la madrugada de ayer ante el fuerte temporal que dejó como secuela daños materiales.

En las veredas desfilaban las escobas y rastrillos que intentaban recoger restos de tejas, alfombra de hojas, ramas y basuras esparcidas luego de un intenso viento.

En varias viviendas los techos quedaron destrozados, tejas rotas y chapas perforadas fueron las secuelas de la caída de granizos. Parabrisas y parte de las chaperías de vehículos también quedaron estropeados.

“La caída de granizo comenzó cerca de las 12:30 del martes. Parecían bombas, eran enormes. Impresionante. Con la tormenta volaron las tejas, destruyó toda la plantación de mandioca que tenía mi abuela en su casa”, lamentó un poblador de Ñemby en contacto con Telefuturo.

En varios asentamientos de la ciudad de San Antonio los pobladores también vivieron momentos de zozobra por la fuerza del temporal que dañó la estructura de las precarias viviendas.

Algunos moradores relataron que tuvieron que buscar un rincón seguro para protegerse de los granizos de grandes proporciones y que caían con intensidad. Inclusive refugiaron a los chicos en el ropero. Para que las chapas no volaran, en una de las casas comentaron que sujetaron con cable a una moto para que la fuerza del viento no lleve parte del techo.

“Dije que acá se terminó todo. Impresionante fue nuestra pérdida”, comentó entre lágrimas una mujer del asentamiento 12 de Octubre de San Antonio. Todo el techo de chapa de la casa quedó destruido.

En el puesto policial de Laurelty, zona de San Lorenzo, también sufrieron daños, ya que el agua filtró en toda la infraestructura afectando al mobiliario. Lograron salvar el equipo de informática.

BOMBEROS. Los parabrisas de los vehículos, como ambulancias, móviles de bomberos voluntarios de San Antonio, también sufrieron daños por lo que apelan a la solidaridad para continuar con el servicio. Para contactos, los números habilitados son (021) 991-515 y (0982) 664-557.

“Apelamos a la solidaridad de la gente porque para comprar parabrisas como estos no contamos con rubro”, señaló Mirtha Pérez, del cuerpo de bomberos.

LUZ. Desde la Administración Nacional de Electricidad (ANDE) informaron que gran parte de los alimentadores afectados ya están funcionando. Alrededor de 60.000 usuarios se quedaron sin el servicio de energía eléctrica.

Los fuertes vientos dejaron a su paso varios cables sueltos, detalló a Monumental el ingeniero Esteban Cabrera, jefe de Operaciones de la ANDE.

Señaló que cuentan con un protocolo para trabajar luego de una fuerte tormenta. El procedimiento comienza con trabajos para reponer los alimentadores dañados, luego ver las derivaciones, controlar el estado de los transformadores y, por último, los reclamos puntuales.

INTERIOR. En varios departamentos del país también se sintió la fuerza del temporal. En Caaguazú, por ejemplo, los productores horticultores tuvieron millonarias pérdidas tanto en la infraestructura como en los cultivos.

En el Departamento de Itapúa una importante cantidad de plantaciones y viviendas fueron dañadas.

Dejá tu comentario