Sucesos

Abuso de menores por parte de allegados sigue siendo un flagelo

Continúa alarmante cantidad de casos de abusos a menores. Los intervinientes buscan llamar la atención de la sociedad sobre el flagelo que involucra mayormente al entorno de las víctimas.

Dos nuevos casos de abuso infantil por parte de vecinos van tomando repercusión y se suman a las numerosas causas ya conocidas.

En Minga Guazú, Departamento de Alto Paraná, imputaron a un adolescente (17) que habría abusado sexualmente de su vecina, una menor de 12 años, el pasado 1 de enero, y que recién el 9 de febrero fue denunciado.

Supuestamente el primer día del año, en horas de la madrugada, el vecino le mandó mensajes de texto a la víctima, para que saliera al costado de la casa para hablar.

Tras acceder a su pedido, en ese instante, agarró a la fuerza del brazo a la niña y la llevó a un patio baldío, detrás de la casa, donde abusó sexualmente de ella –según relató la menor– y posteriormente se dio a la fuga.

El médico forense del Ministerio Público confirmó el abuso.

La fiscala Carolina Rosa Gadea presentó la imputación contra el adolescente de 17 años y este quedó a disposición del Juzgado Penal de la Adolescencia.

Segundo caso. También en el Departamento Central, en la ciudad de Ñemby, un joven de 20 años fue atrapado luego de estar prófugo.

El hombre ya contaba con orden de detención desde diciembre del año pasado, por supuestamente abusar y amenazar a su vecina de 12 años en reiteradas ocasiones.

El 5 de abril de 2019, cuando la menor salió de la casa para ir al baño, que no está adentro de la casa, en horas de la madrugada, el hombre la vio, la atrapó y la sometió a la fuerza.

De acuerdo con las declaraciones de la menor, esa fue la primera vez, pero este suceso se repitió en otras ocasiones.

Inclusive, el hombre la golpeaba y la amenazaba supuestamente para que no denunciara el hecho a sus familiares y a las autoridades.

La amenaza inclusive era con matar a los padres de la niña.

El fiscal José Silguero, de la Unidad Zonal N° 1 de Ñemby, formuló la imputación y, como el hombre estaba prófugo, emitió orden de captura.

CONDENA POR ABUSO. Un Tribunal de la ciudad de Villarrica, Departamento del Guairá, condenó este martes a un colombiano a siete años de pena privativa de libertad, por haber abusado de su hijastra, menor de edad.

Según los datos fiscales, el abuso ocurrió el 28 de diciembre del 2018, donde la menor contó a su padre que el ahora sentenciado le había tocado la parte íntima, por lo que decidió denunciar el hecho ante el Ministerio Público.

El padre de la víctima dijo que el Tribunal hizo justicia con su hija y refirió que no le desea a nadie pasar por una situación similar, ya que el daño es inmenso, según indicó.

El Tribunal de Sentencia estuvo integrado por los jueces Nancy Roa, Elida Bogado y Julio Alfonzo. (RG)

Continúa alarmante cantidad de casos de abusos a menores. Los intervinientes buscan llamar la atención de la sociedad sobre el flagelo que involucra mayormente al entorno de las víctimas.

Dejá tu comentario