22 de julio
Sábado
Despejado
18°
30°
Domingo
Despejado
20°
31°
Lunes
Despejado
20°
32°
Martes
Mayormente despejado
17°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
viernes 14 de julio de 2017, 01:00

Zoo: Ladrones manipularon cámaras para robar las aves

Cortaron los cables de la cámara de seguridad. Los desconocidos que robaron los dos papagayos rojos y dos pavos reales del Jardín Botánico y Zoológico de Asunción, el miércoles de madrugada, se tomaron el tiempo de dejar sin funcionamiento el sistema de vigilancia.

La directora del zoo, Maris Llorens, explicó que tras percatarse de la desaparición de las cuatro aves exóticas lo primero que se hizo fue revisar las imágenes del circuito cerrado para identificar a los ladrones.

Sin embargo, las cámaras instaladas por la Fundación Maris Llorens –principal benefactora del zoológico– no registraron nada en la hora que ocurrió el hecho. Los controles de los circuitos fueron manipulados. “La cámara no funcionaba, se cortó el cable”, expresó a Telefuturo la directora al tiempo de resaltar que nadie informó de que el equipo no funcionaba.

Conocidos. Llorens lamentó mucho lo ocurrido y comentó que la pareja de pavos reales que fueron robados habían crecido en el zoológico capitalino.

Dijo que no encuentra explicación a lo que pasó teniendo en cuenta que los papagayos y los pavos reales, si se les acerca alguien desconocido, empiezan a gritar.

El hecho. Según consta en el acta de la denuncia realizada por el jefe de seguridad del zoo, Julián Vera Morales, el robo se registró alrededor de las 4.30 de la madrugada del miércoles.

Los funcionarios se percataron de que las aves no estaban en su respectivos hábitats cerca de las 6.00, según el comisario Juan Ramírez, de la Comisaría 12ª Metropolitana. La Fiscalía del Medio Ambiente intervendrá en el caso.

No es la primera vez que desaparecen misteriosamente animales del zoológico capitalino.

En 2011, un ocelote o jaguarete’i también fue objetivo de los ladrones. Entonces se especulaba que su valor en el mercado negro rodaba entre 6.000 y 10.000 dólares.

Nunca hubo avances en la investigación.