10 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
31°
Domingo
Mayormente nublado
19°
30°
Lunes
Parcialmente nublado
22°
32°
Martes
Parcialmente nublado
21°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
domingo 26 de junio de 2016, 01:00

Vivir siempre enojado puede causar hasta muerte prematura

La ira o enojo es un sentimiento generalmente reconocido como negativo en la vida de las personas. En estos los últimos años hay una tendencia que se manifiesta en los medios masivos, en las llamadas redes sociales y aún en algunas investigaciones académicas que tienden a señalar que la “ira así como el estrés, de ser muy intensos, o muy persistentes, pueden comprometer la salud de las personas, sus relaciones interpersonales y su capacidad para producir y crear en una sociedad”, explicó el doctor José Antonio Arias, médico siquiatra y sicoterapeuta.

Cuando una persona se enoja, cualquiera sean las razones, en el organismo se produce una liberación de sustancias que aumenta la presión arterial y desregula el funcionamiento inmunológico y corporal general comprometiendo la salud y la capacidad de pensar y relacionarnos mejor, indicó.

Ambos sentimientos “son expresiones de un malestar que puede ser más o menos intenso y que puede ser también más o menos consciente para la persona que lo vivencia o para aquellas con las que se relaciona. En nuestra cultura llamada occidental tendemos a evitar hablar de ello. Y, frecuentemente, preferimos vernos o presentarnos como si el odio no formara parte de nuestras reacciones afectivas”, señaló el doctor Arias.

causas. “Aunque no siempre somos conscientes de ello, el otro suele tener para nosotros un papel causal importante en el desencadenamiento de nuestro odio. Y lo sentimos o lo expresamos como ira o enojo”, enfatizó. En ese sentido, mencionó que algunas personas tienden a intentar reprimir estos afectos y cuando pueden lograrlo más o menos adecuadamente, esto les permite una mejor relación consigo mismo.

Embed

Desde la infancia se puede reconocer una mayor tendencia al odio, como los enojos, la ira o las llamadas “rabietas”. “Esta intensidad afectiva y algunas dificultades para regularlas o procesarlas puede conducirles a problemas de relación a su propio interior, con las otras personas, y en ciertos casos, a estados de enfermedad que condicionan una baja calidad de vida, escasa productividad y, en ciertos casos, hasta la muerte prematura”.