26 de mayo
Miércoles
Lluvioso
19°
25°
Jueves
Lluvioso
17°
25°
Viernes
Cubierto
13°
24°
Sábado
Parcialmente nublado
10°
21°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
lunes 6 de febrero de 2017, 01:00

Vendían a G. 6.000.000 un frasco de aceite de cannabis, y 15 por semana

Además del negocio del tráfico de marihuana para los consumidores adictos, la producción de aceite para uso medicinal de esta planta es un negocio emergente que también promete buenos dividendos.

Un nuevo frente de lucha se avizora –para la Policía y la Senad– en el combate a la marihuana en el Paraguay, luego del desmantelamiento de una cocina clandestina de aceite de cannabis, hace una semana en el barrio San Vicente, de Lambaré. En el lugar fueron encontrados frascos del producto ilícito que eran comercializados a 6 millones de guaraníes cada uno en el mercado negro de las medicinas naturales o alternativas; es decir, destinado al uso medicinal, según los intervinientes. Aunque no descartan que sea utilizado por adictos para preparar sustancias.

Impulsado por la campaña pro liberación del uso medicinal del cannabis y la popularización del aceite de esta planta como poderoso remedio, el mercado prometía ser floreciente. De hecho, según los datos de la investigación, semanalmente comercializaban en este sitio al menos 15 frascos. En cálculos rápidos, se estima que al mes estaban vendiendo 60 frascos, que dejaba un ingreso de 360 millones de guaraníes. Cada frasco tiene aproximadamente un cuarto de litro de capacidad (250 ml).

La logística desmantelada era utilizada desde hace seis meses y la investigación la iniciaron dos meses atrás agentes de Antinarcóticos de la Policía Nacional, quienes, acompañados por la fiscala Lourdes Bobadilla, finalmente allanaron el pasado lunes 30 de enero la vivienda, ubicada sobre las calles Purificación y Las Palmas del barrio San Vicente –de la ciudad de La Burrerita–, a donde llegaban personas y vehículos de todo tipo, según los vecinos, y desprendía un olor a marihuana, sobre todo en horas de la noche.

La casa figura como alquilada por Fernando Jair Soto Wendell, quien fue detenido en el procedimiento policial junto con José María Martínez Gómez. Ambos fueron imputados por tenencia y comercialización de estupefacientes y transgresión a la Ley de Armas por el Ministerio Público.

Los uniformados, además de encontrar los elementos para elaborar el producto, hallaron 5 macetas de plantas de marihuana que iban a ser destinadas a la preparación del aceite. Entre las evidencias encontraron anotaciones e indicaciones para preparar el producto.

El comisario Christian Cáceres, jefe de la regional de Antinarcóticos de la Policía, mencionó que en el predio de la casa se plantó la marihuana para el preparado del aceite, cuya comercialización está prohibida en el país.

De acuerdo a los datos, en el lugar se trabajaba de noche para no despertar sospechas. Sin embargo, el fuerte olor de la marihuana incomodaba a los vecinos de la cuadra.

Pese a ello, creyeron que los ocupantes de la casa eran solo adictos, cuando en realidad lo que percibían era el olor de la hierba siendo procesada.

La fiscala Bobadilla imputó a los dos hombres y ordenó que toda la logística incautada sea llevada hasta la sede de los agentes antinarcóticos. Así también, comunicaron desde la sede policial que la representante del Ministerio Público solicitó la prisión de los aprehendidos en el operativo en Lambaré.