8 de diciembre
Jueves
Lluvioso
21°
25°
Viernes
Lluvioso
20°
26°
Sábado
Mayormente nublado
21°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
ETC
lunes 17 de octubre de 2016, 02:00

Unas 116 aves están en peligro de extinción por deforestación

El pájaro campana es una de las especies que están afectadas, según Guyra Paraguay.

Deforestación, tráfico ilícito de animales y cacería es la trinidad que obliga a millones de aves a abandonar sus hogares; a ello se le suma el avance de las construcciones públicas que interfieren en el estado natural de sus hábitats. De acuerdo con la clasificación internacional de UICN, son 28 las especies establecidas como amenazadas de extinción a nivel mundial y que existen en Paraguay.

En tanto que la Secretaría del Ambiente declara a nivel nacional 116 especies amenazadas. Según datos de la organización Guyra Paraguay, el Chaco paraguayo, una de las grandes superficies de albergue para las mismas, sufre un ritmo de deforestación de cerca de 1.500 hectáreas por semestre.

"Algunas aves pueden readaptarse al nuevo hábitat; pero las que no, desaparecen", refiere Hugo Fernando del Castillo, de Guyra Paraguay, además de agregar que los pájaros que están en mayor problema son los que solo pueden vivir en el Bosque Atlántico del Alto Paraná.

"Unas 80 especies han visto reducir su hábitat a un 20% de lo que era originalmente; de entre estas aves, una emblemática es el pájaro campana", destacó.

AVES MIGRATORIAS. Castillo afirmó que en el país llegan al año cerca de 162 especies de pájaros de distintos lugares, pero luego de la construcción de la Costanera la migración de aves playeras disminuyó en un porcentaje superior al 90%, ya que no tienen dónde posarse. "Algunas están posando en la playa artificial que se formó en la Costanera, pero el grueso de la migración ya no para en la Bahía de Asunción, que era un sitio clave para su alimentación", explicó.

Dijo además que este impacto se hubiese evitado si se extraía la arena del río Paraguay y de no haber dragado la bahía en donde se asentaban tanto las migratorias, las playeras y las acuáticas vadeadoras. Se destruyó así la mayor parte del hábitat.

Entre las acciones de mitigación se han creado nuevas playas y existe una iniciativa desde Guyra Paraguay para construir una estructura de control para regular la altura de las aguas en una zona inundada. Recomiendan respetar las leyes ambientales, como la habilitación de pasturas y bosques protectores de los cursos de agua.