4 de diciembre
Domingo
Parcialmente nublado
19°
31°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Miércoles
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Opinión
domingo 23 de octubre de 2016, 01:00

¿Una universidad APP?

Por Guido Rodríguez Alcalá

Hasta el momento se quiere crear una segunda universidad pública, la Universidad Científica del Paraguay (UCP). En cierto sentido, no será una nueva universidad, sino una asociación de universidades ya existentes: la UNA y varias del sector privado.

En cierto sentido lo será, porque habrá nuevos nombramientos y financiamiento exterior. Participarán en el proyecto instituciones públicas no educativas y el sector empresarial.

Así se pretende aumentar la calidad y la cantidad de las investigaciones científicas en el Paraguay, según la Secretaría Técnica de Planificación (STP), que presentará su proyecto al Congreso.

No quiero ser un aguafiestas, pero si la mejor universidad del país es la UNA —según dice la STP—, no quiero pensar cómo serán las otras, las privadas, que se le van a sumar.

Hablando de sumas, me enseñaron en el colegio que el todo no puede ser mayor que la suma de las partes, un principio básico. Por eso tengo serias dudas de que, juntando las universidades existentes, se lleguen a realizar 1.500 proyectos de investigación al año, que es lo que se pretende con la creación de la UCP.

Hasta el momento, y por lo que se puede ver, se ha derrochado en la UNA una enorme cantidad de dinero, que debió haberse utilizado en la investigación. "Investigador es un título y no quiere decir que yo tenga la obligación de investigar", afirmó uno de los presuntos investigadores de la institución; uno de los que figuraban en planilla, donde también figuran como docentes personas sin ninguna formación.

¿Por qué no se toman medidas para terminar con la corrupción y el derroche antes de crearse algo nuevo? Los estudiantes lo exigen y tienen razón, sin que las autoridades hayan mostrado mucho interés en encarar el problema hasta ahora. De ahora en adelante, es dudoso que lo demuestren, porque ha comenzado la carrera política para las elecciones del 2018.

Un camello es un caballo creado por una comisión, dijo Winston Churchill. No sé cómo terminará la historia, aunque me ha llegado un proyecto de lo que se quiere hacer, y esto comprende "unir instituciones públicas y privadas" con la nueva universidad. ¿Para qué? Para promover "la cultura del emprendedurismo tecnocientífico acercando las industrias y empresas a los investigadores".

Yo recomendaría tomar en cuenta ciertas cuestiones castellanoduristas; quitando de lado la redacción, entiendo que se trata de crear una nueva forma de APP, con la nueva institución pública y el sector empresarial.

Por eso, de los quince miembros que tendrá el Consejo de la UCP, cinco representarán al sector privado; con estos cinco, más el miembro nombrado por el presidente de la República, el nombrado por el ministro de Educación, y el nombrado por Itaipú (ocho en total), se conformará una mayoría.

¿Cuántos representantes tendrán los estudiantes? Uno solo. No creo que esto les guste mucho a los estudiantes de la UNA, que piden una mayor representación.

Quizás el texto que me ha llegado, el que comento, no sea el presentado al Congreso. Ojalá. Lo menciono porque —según la ley de Murphy— las cosas tienden a salir mal aun cuando puedan salir bien, y hay que prepararse para lo peor.