11 de diciembre
Domingo
Mayormente nublado
20°
30°
Lunes
Parcialmente nublado
22°
32°
Martes
Parcialmente nublado
21°
32°
Miércoles
Mayormente despejado
17°
30°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
sábado 5 de noviembre de 2016, 18:10

Un cementerio chileno se convierte en teatro con una obra sobre el rito de la muerte

Santiago de Chile, 5 nov (EFE).- El Cementerio General de Santiago, el principal, más antiguo y de mayor tamaño de la capital chilena, se convirtió hoy en un enorme teatro para escenificar "Travesía", una obra sobre el rito de la muerte y el culto a los muertos desde una perspectiva latinoamericana.

En el crepúsculo de un caluroso día de primavera, entre mausoleos, sepulturas, bloques de nichos y senderos arbolados y silenciosos, un público atento e interesado pudo acompañar una obra que busca recuperar distintos ritos sobre la muerte a través del trabajo actoral, música y danza y que incluso es invitado a participar a la trama.

Escrita y dirigida por Tamara Ferreira, "Travesía" llegó a la necrópolis después de una temporada en sala y algunas presentaciones en espacios públicos, con el aliciente de una crítica alentadora y ya seleccionada al próximo festival "Santiago a Mil", la máxima expresión teatral de Chile, a celebrarse en enero de 2017.

La puesta en escena está concebida para generar una atmósfera que invita a reflexionar sobre el culto a los muertos, desplegándose como un espacio de memoria y contemplación.

Incorpora además la tradición del canto a lo poeta y la décima, formas de cultura popular chilena utilizadas desde hace unos dos siglos para ritos funerarios.

Todo ello es el fruto de un proceso de estudio e investigación llevado a cabo por Tamara Ferreira. "Quisimos buscar un mecanismo dentro del espacio teatral, instalar el rito nuevamente y remontarnos al origen de estas disciplinas para trabajar el tema de la muerte", explicó hace un tiempo la autora en declaraciones a la radio de la Universidad de Chile.

En lo estético "Travesía" se basa en la tradición latinoamericana y a pesar de que no se encasilla en ninguna religión o credo, durante el proceso creativo sí se tomó en cuenta la geografía. "Pertenecemos a un territorio y obedecemos a ello, es lo más verdadero que tenemos para crear", subrayó la autora.