21 de agosto
Lunes
Parcialmente nublado
21°
Martes
Despejado
19°
26°
Miércoles
Despejado
23°
33°
Jueves
Parcialmente nublado
23°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
sábado 1 de abril de 2017, 03:00

Se mudan a la capital por el desgaste diario que implica soportar el tráfico

El estrés producido por las largas horas para ir y volver al hogar obliga a elegir alquilar un lugar donde quedarse en la capital. Finalmente, el costo termina siendo casi el mismo que desplazarse cada día.

Miles soportan cada día el viaje desde las ciudades de Gran Asunción hasta la capital. Miles se resignan al calvario de esa rutina. Pero, sin embargo, hay quienes prefieren decir basta a ese régimen y ven las alternativas para poder mudarse a la capital.

La búsqueda por encontrar un lugar donde quedarse, al menos durante la semana, puede llevar meses. Depende mucho del lugar y sobre todo el costo. En los últimos años, ha sido reiterada la queja de los ciudadanos sobre el incremento del costo de los alquileres. Cuando ya los números han cerrado, empieza la emigración hacia la capital.

Claudia Zárate, quien desde los 13 años vivía en San Lorenzo, hace un tiempo logró instalarse en el centro de Asunción. Claudia recuerda que hace unos años aún era posible hacer el trayecto desde su ciudad hasta Asunción, sin mayores inconvenientes. Sin embargo, en los últimos años señala que el tránsito se ha vuelto un caos.

"Hace unos cinco a siete años se volvió peor. En la zona de Yberá se instaló un shopping y un poco más adelante un hospital. Eso hace más lento el tránsito", rememora.

El cambio de itinerario del ómnibus que salía desde su casa, la demora para llegar hasta Asunción, la larga caminata para abordar el transporte público. En algunas ocasiones salía a las 18.00 y llegaba a su hogar incluso a las 23.00. "Cuando había accidentes de tránsito en el camino, los viernes de noche el trayecto llegaba hasta tres horas", cuenta. Dolores de espalda y cuello causados por el estrés, tener que padecer toda esta rutina con su hija y más un gasto que podía llegar a G. 40.000 por día, la obligaron a buscar un departamento en la zona del centro asunceno.

"El costo de los departamentos es el problema. Con un salario mínimo no se puede hacer frente a lo que cuesta. El que encuentran es chico, es caro y es para una persona solamente", revela Claudia con conocimiento de causa.

El plan. Beni Rotela cada día debe desplazarse desde la Zona Sur de Fernando de la Mora hasta el microcentro, donde trabaja y estudia. Su día empieza a las cuatro de la mañana, cuando debe levantarse para los ejercicios físicos que debe realizar en cada jornada, ya que padece de un problema de tendones.

Generalmente tiene que abordar el ómnibus a las 5.30 de la mañana para llegar a su trabajo a las 7.00. Vuelve a su casa cerca de las 23.00. Luego de terminar su jornada laboral, va a la facultad. Al terminar las clases, debe tomar el último ómnibus para llegar hasta su casa. Cuando llega, se prepara lo que llevará al día siguiente para el almuerzo, ya que de esa manera ahorra costos. "Es difícil trabajar y estudiar. Pero es el doble de dificultoso si vivís lejos, por culpa del tráfico", explica.

Beni piensa seguir los pasos de Claudia y está planeando mudarse a un lugar en el microcentro. El ajetreo, el denso tráfico y las pocas horas de sueño la impulsan a tomar esa decisión.

"Dormir cinco horas al día me afecta bastante. Me siento muy cansada. En la facultad me cuesta concentrarme. Un mínimo barullo me ponía muy nerviosa. Todo esto que pasa, nos obliga a mi esposo y a mí a salir de la comodidad de nuestro propio hogar y buscar un lugar en el centro. Una vez vivimos en el centro y podíamos descansar mejor", comenta Beni al evaluar la ventaja de poder vivir en el centro, en pos de su salud y su tiempo.

En la serie de publicaciones que viene realizando ÚH, se ha ido abordando el problema de la lentitud del tránsito. En algunos casos los usuarios del transporte pasan hasta cinco horas entre venir a sus trabajos y volver a sus hogares. Los puntos de acceso más conflictivos a la capital son las avenidas cercanas a Acceso Sur, la zona de San Lorenzo y la entrada desde Mariscal López, entre otros sitios.