23 de agosto
Miércoles
Despejado
24°
32°
Jueves
Despejado
25°
35°
Viernes
Despejado
23°
35°
Sábado
Muy nublado
20°
34°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Interior
viernes 2 de junio de 2017, 02:00

Ruta en mal estado dificulta acceso a 3 pueblos inundados

Pobladores de Desmochados, Villalbín y Laureles sufren más por la anegación ante los miles de pozos que existen en el enripiado reciente hecho en la ruta. Ambulancias tienen problemas para llegar a la zona.

Magdalena Riveros y Juan José Brull

ÑEEMBUCÚ

El motociclista Eugenio Hermosilla quedó con la moto descompuesta en la ruta enripiada que conduce a Laureles, en la jurisdicción de Desmochados, y en medio de una intensa llovizna intentaba dar una solución a su movilidad, averiada por efecto del mal estado de la carretera de ripio con piedras grandes y las lagunas que cruzan en varios tramos de la ruta.

Recorrer unos 60 kilómetros de extensión desde Pilar hasta el distrito de Villalbín lleva cuatro horas de viaje, a raíz de los incontables pozos que tiene la ruta, como comprobó un equipo periodístico de ÚH.

Aun utilizando camionetas 4x4, transitar por la ruta enripiada que va desde Pilar hasta Laureles, pasando por Isla Umbú, Desmochados, Villalbín, al sur del Departamento de Ñeembucú, significa circular a un ritmo de una máquina batidora, por los constantes golpes que reciben los pasajeros.

Este dificultoso viaje por la ruta a Laureles es debido a los pozos que abundan en el camino, que están llenos de agua con las lluvias constantes en el Ñeembucú.

El intenso movimiento diario de transganados con acoplados que llevan animales adquiridos de productores cuyos campos son inundados acelera el deterioro de la ruta desgastada.

El intendente de Villalbín, Milciades Mendieta, dijo que la situación actual de la ruta dificulta hasta la respuesta rápida en ambulancias en casos de emergencias médicas.

Señaló que hace poco volvió a habilitarse la ruta cerca de Villalbín; estuvo dos semanas imposible de usarse, dijo.

El enripiado de la ruta fue realizado por la Gobernación del Ñeembucú, que culminó en diciembre pasado. Desde el MOPC señalaron ayer que harán intervenciones para recuperar la transitabilidad de los caminos en los departamentos de Misiones y Ñeembucú, ni bien las condiciones climáticas lo permitan. En Ñeembucú incluyen a Laureles, Cerrito y Villalbín.