17 de agosto
Jueves
Parcialmente nublado
15°
28°
Viernes
Parcialmente nublado
18°
29°
Sábado
Poco nublado con tormentas
15°
28°
Domingo
Mayormente despejado
21°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Opinión
martes 9 de mayo de 2017, 02:00

Promocionando a Santi

Enrique Vargas Peña
Por Enrique Vargas Peña

Con permiso de su jefe Horacio Cartes, el ministro de Hacienda, Santiago Peña (Santi), está oficialmente en campaña por la candidatura presidencial de la Asociación Nacional Republicana (ANR, Partido Colorado) desde ayer.

Es una campaña curiosa: Santi debe exponerse ante una especie de "focus groups" de dirigentes de la ANR de diversos departamentos del país para que el grupo Cartes compruebe si le servirá para seguir en el Gobierno (http://bit.ly/2qdmrHB).

Esto no excluye usar actos y recursos públicos de Tekoporã para promocionarlo. El sentido de decoro y decencia del grupo Cartes es, desde luego, muy particular.

Si Santi pasa la prueba, Cartes lo elegirá como aspirante de su movimiento Honor Colorado (HC) a la candidatura de la ANR y encubrirá esta designación con propaganda que diga que "las bases del partido" eligieron al ministro.

El grupo Cartes ya le hizo el discurso a Santi, quien se esfuerza por recitarlo sin errores: Él será la continuidad, dice, de la honestidad del Gobierno de Cartes.

La honestidad del Gobierno de Cartes: Santiago Peña jamás molestó, como ministro de Hacienda, a quienes compran en Paraguay los cigarrillos de Tabacalera del Este Sociedad Anónima (Tabesa), para exportarlos de contrabando. Santi nunca vio las irregularidades de Sacyr (APP aeropuerto y rutas 2 y 7) vinculada a Juan Carlos López Moreira o las autocontrataciones de Ramón Jiménez Gaona (Tape Porã, rutas 2 y 7). A ese tipo de honestidad y transparencia es que quiere dar continuidad el grupo Cartes con Santi. Pero no solo a eso.

El grupo Cartes sigue con la idea de violar nuestra Constitución, como lo confirmó Santi en el programa Algo Anda Mal realizado en Telefuturo el pasado domingo 7 de mayo, al insistir con la reelección vía enmienda.

Fue ilustrativo ver a Santi repitiendo, para defender la reelección vía enmienda, el discurso que usaba Alfredo Stroessner para defender su Carta Política de 1967 hasta con las mismísimas palabras: "Cuatro partidos políticos apoyaron" dijo, como si esos "cuatro partidos" no expresaran al grupo Cartes.

Fue esclarecedor ver a Santi repitiendo el discurso del grupo Cartes sobre que la reelección vía enmienda no viola nuestra Constitución "porque lo dicen connotados juristas", los cómplices en un dictamen, realizado a pedido, que deja de lado la hermenéutica, con el que pretenden que la Carta Magna no dice lo que dice.

Santi no deja dudas de que es un buen cartista: Hasta justificó el golpe de Estado que dieron los 25 senadores de Cartes el 31 de marzo pasado para tratar de imponer la reelección vía enmienda.

El grupo Cartes indica a Santi que diga que tiene experiencia porque toda su vida fue empleado público. Siéndolo aprendió a obedecer sin protestar. Pero esos largos años no le sirvieron para aprender ni respetar nuestra Constitución.

También pretende, el grupo Cartes, que Santi representa a los jóvenes, a una nueva generación de paraguayos, como si nadie supiera que el único al que el ministro puede representar es a su jefe, Horacio Cartes, y a nadie más.

Y le pide acusar a quienes critican a Cartes de hacerlo por intereses políticos, como si la democracia no fuera competencia de intereses políticos.

A Santi le incomoda tanta democracia y el grupo Cartes solo tiene intereses pecuniarios en el Estado.

Si no pasa la prueba mencionada al principio, Cartes desechará a Santi y promocionará de modo parecido a otro títere, "a pedido de las bases".