4 de diciembre
Domingo
Parcialmente nublado
19°
31°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Miércoles
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
lunes 21 de noviembre de 2016, 01:00

Por el secuestro de Hartmann, cuatro hombres están con orden de captura

Cuatro personas son buscadas por el plagio del empresario de Alto Verá, Itapúa. Los de Antisecuestro de la Policía identificaron a sus miembros y dos de ellos ya están privados de su libertad.

Por Darío Arámbulo

darambulo@uhora.com.py

El secuestro de Martín Hartmann, que ocurrió en Alto Verá, Itapúa, se resolvió en 48 horas. La víctima está libre y ahora la Policía se encuentra buscando a cuatro hombres que cuentan con órdenes de captura por el plagio cometido el pasado jueves 17 de noviembre, en horas de la tarde.

El líder de la banda sería Héctor Eliel Aguirre Almada (26), quien estuvo en prisión por narcotráfico. En octubre del 2015, la jueza Sonia Rojas le había dado libertad condicional. Además están siendo buscados Fabio Guzmán Vera Sanabria (38), Joel Acosta Rojas (21) y el argentino Plácido Osmar Báez, todos de la zona de Mayor Otaño, a excepción de Acosta, que es de Alto Verá.

Los que ya están privados de libertad son Osmar Javier Lezcano Sanabria (18), detenido el pasado viernes 19 de noviembre, luego de encontrar e incautarse del automóvil Toyota Caldina GT-T utilizado para interceptar a Hartmann. Además, Armando Andrés Lezcano Sanabria (27), hermano de Osmar, quien está recluido por tráfico de drogas en la penitenciaría de Encarnación.

El jefe de la Regional Alto Paraná del Departamento Antisecuestro de Personas (DASP), subcomisario Mario Vallejo, dio informes sobre el proceso. El uniformado fue el encargado de la resolución del plagio e identificación de los secuestradores, ya imputados.

CÓMO EMPEZÓ. En la tarde del jueves, el DASP inició la investigación e identificaron un vehículo sospechoso. Luego de recorrer la zona lograron obtener la filmación del circuito cerrado, donde se observaba el vehículo de Hartmann y el automóvil Toyota Caldina.

Pero no era cualquier modelo, era el Caldina GT-T y que era muy llamativo para la zona. Rápidamente lograron identificar a quien lo conducía. Supuestamente, el vehículo se utilizó para el seguimiento e interceptar a la víctima, y era guiado por Osmar Lezcano.

APREHENSIÓN. Al día siguiente del plagio, inteligencia del DASP tuvo la ubicación del primer objetivo. El grupo operativo de GEO de Alto Paraná y los policías de Itapúa detuvieron a Lezcano, y el auto fue recuperado en la ciudad de Carlos Antonio López.

El conductor fue a esconder el vehículo en la casa de su hermano Armando, quien está preso por narcotráfico.

TIEMPO. Mientras un equipo trabajaba en la parte operativa, otro del DASP se encargaba de asesorar a la familia en la negociación. La banda de secuestradores había pedido USD 300.000 para el rescate.

Cuando iban cerrando aristas, Aguirre Almada seguía las negociaciones. Los investigadores manejan que el mismo sería el negociador en un 99%.

LIBERADO. Cuando los encargados operativos del secuestro de Hartmann se dieron cuenta de que en la mañana del viernes había sido detenido uno de los hermanos Lezcano, se sintieron acorralados y en horas de la noche, cerca de la medianoche, dejaron atado a su víctima a un árbol.

Ya en la madrugada del sábado, Hartmann se dio cuenta de que estaba solo y logró liberarse de las ataduras, y deambuló por el monte toda la noche.

Apenas amanecía y el DASP manejaba informes de inteligencia sobre los secuestradores, que estaban ya por otra zona del país. Además analizaban los datos de las posibles zonas donde el secuestrado estaría. Se desplegaron varios equipos, y uno de los bloques de búsqueda encontró a Hartmann.

FUNCIONES. Sobre los otros dos, se maneja que Acosta sería el único de la zona de Alto Verá, y se presume que él dio informes sobre el objetivo. En tanto que Vera se encargaba del apoyo logístico de la banda.