5 de diciembre
Domingo
Parcialmente nublado
19°
31°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Miércoles
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Economía
jueves 25 de agosto de 2016, 02:00

Poder adquisitivo del salario mínimo perdió G. 131.311 desde 2014

De marzo de 2014 a julio pasado, la inflación acumulada es de 7,2%, todavía lejos del 10% legal para un reajuste del salario mínimo. El BCP aclara que su indicador es una canasta promedio, no una canasta básica.

La inflación acumulada actual es de 7,2% desde el último reajuste en marzo del 2014; con esto, la pérdida del valor adquisitivo real ha sido de G. 131.311. Y para compensar ese acumulado el salario mínimo debería subir a G. 1.955.386.

Pero como la Ley del Código del Trabajo dice que recién con 10% de inflación acumulada la Comisión Nacional de Salarios Mínimos está habilitada a realizar el ajuste, aún no se puede efectuar el esperado incremento.

El Banco Central del Paraguay (BCP) calcula el nivel de inflación sobre una base de 450 productos, que están divididos en doce grandes segmentos; el rubro que tiene mayor ponderación es el de alimentos, al que se le asigna 35,1 puntos, sobre una base de 100. (Ver infografía).

toma de muestra. A partir de allí, los técnicos del BCP salen a la calle a realizar la toma de muestras en siete ciudades del área metropolitana: Asunción, San Lorenzo, Fernando de la Mora, Capiatá, Luque, Lambaré y Mariano Roque Alonso.

De estos 450 productos observados es de donde sale mensualmente 16.617 precios, que son tomados de los mercados municipales, supermercados de todas las candenas, hoteles, restaurantes, alquileres, espectáculos, centros médicos, etc.

En el caso de los alimentos, como las ofertas varían prácticamente todos los días, los técnicos actualizan la toma de muestra de un mismo producto (por ejemplo el tomate) una vez por semana y al final de mes sacan un promedio.

Es importante entender que el Índice de Precios al Consumidor (IPC) que utiliza la banca matriz es sobre una canasta familiar promedio y no –como se mal entiende– sobre una "canasta básica" de alimentos.

El propio BCP, al plantearse la pregunta del porqué la variación de precios no refleja el consumo de una persona o familia en particular, responde que "este indicador mide las variaciones de precios de una canasta promedio de bienes y servicios de todos los hogares urbanos del área de cobertura".

Luego, explican que esta canasta de bienes y servicios se construyó en el año 2005 en base a una encuesta de presupuestos familiares realizada a hogares de estratos económicos altos, medios y bajos.

Por ley, cada diez años esta canasta se actualiza, y justamente está en proceso desde el año pasado la construcción de una nueva encuesta de presupuesto familiar que haría que desde enero del 2018 se tengan los nuevos parámetros para medir la inflación.

El economista jefe del BCP, Miguel Mora, explicaba que por ejemplo en 2005 la ponderación del rubro comunicación fue de apenas 0,7 puntos, pero con el amplio desarrollo que tuvo este sector la ponderación de este servicio obviamente será más alta cuando se diseñe la nueva estructura de cálculo.

utilidad del ipc. El indicador de inflación no solamente se utiliza para medir el momento que se debe realizar un reajuste del salario mínimo.

La banca matriz recuerda que principalmente sirve para diseñar su política monetaria que esta orientada a procurar una estabilidad en el valor de la moneda. También se usa para el ajuste de otros precios como prestaciones de seguridad social, alquileres de viviendas, coeficiente de revaluó, tasas, etc.

Desde el 2007 a la fecha, se han realizado seis reajustes del salario minino que oscilaron en 5%, 7% y hasta 10%.

Un proyecto de ley en Diputados pretende ahora que el reajuste se haga de forma automática anual, calculando la inflación que se tuvo ese año.

Embed