7 de diciembre
Miércoles
Poco nublado con tormentas
23°
31°
Jueves
Lluvioso
21°
27°
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Mayormente nublado
19°
29°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Interior
lunes 26 de septiembre de 2016, 01:00

Piden más seguridad en zona Lago de la República de CDE

Por Noelia Duarte Solís

CIUDAD DEL ESTE

El acecho de los niños y jóvenes indígenas bajo los efectos del crac y el alcohol es constante en las inmediaciones del lago de la República. Existe una asociación de protectores del cauce que involucra a vecinos y comerciantes que pide que las instituciones cumplan con su rol.

A cualquier hora se ve a niños, niñas y personas mayores delinquiendo, prostituyéndose o bajo efectos de alucinógenos molestando a las personas que realizan su caminata o a los que concurren a instituciones educativas, a los comercios en las inmediaciones o tienen sus casas en el sector.

Hace unas semanas, el grupo multisectorial presidido por la Gobernación del Alto Paraná procedió a sacarlos de la calle y devolverlos a sus comunidades de origen, pero a los pocos días están de vuelta. Son adictos y para conseguir la droga hacen cualquier cosa. Muchos vecinos denunciaron que niñas de corta edad son explotadas sexualmente, quienes por una paga de 5.000 a 10.000 guaraníes las utilizan para saciar sus bajos instintos y luego las traen de nuevo, en la zona del lago. “Se debe seguir insistiendo, esto debe ser resistencia, antes que nada, hacer siempre lo mismo y ver la forma de ayudarlos. Las instituciones del Estado reciben fortunas para atender a los indígenas, ellos deben recibir una asistencia integral porque ya son rechazados en sus comunidades”, dijo Arthur Von Schocher, de la asociación de protectores del lago de la República.

VIOLENCIA. En más de una ocasión hubo denuncias en audiencias públicas ante concejales municipales y departamentales de los vecinos y trabajadores de la zona buscando una solución, pues actúan con violencia cuando no se les da el dinero que mendigan para comprar estupefacientes.

Los vecinos esperan más de las autoridades, sin soluciones parches que a la larga agrandan el problema.