4 de diciembre
Domingo
Parcialmente nublado
19°
31°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Miércoles
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Deportes
sábado 20 de agosto de 2016, 01:00

Paraguayos van a los Alpes

El bioquímico Andrés Canese, de 53 años, y Alejandro Suehsner (41) se atreverán a desafiar sus propios límites y a la naturaleza misma, en el Ultra-Trail de Mont-Blanc (UTMB), una ultramaratón de montaña que se realizará el 26 de agosto en los Alpes.

Atravesarán Francia, Italia y Suiza, con una distancia de unos 170 kilómetros y un desnivel positivo de unos 9.400 metros.

La UTMB es considerada la carrera a pie de Trail running más prestigiosa de Europa, es una de las más numerosas, con alrededor de 2.000 participantes y casi 15.000 inscriptos, además de ser comparada con la Maratón de Boston o el Tour de Francia. En el caso de Canese ya será su segunda participación, ya que estuvo en la edición 2010.

LA CARRERA. “Es difícil, es una carrera icónica en el mundo del Trail y del montañismo, una de las más famosas también, es como una fiesta, todo corredor de Trail desea ir al Mont-Blanc, ya que no es una carrera para deportistas profesionales, sino más bien amateur, donde lo importante no es ganar, sino competir y el mayor logro sería llegar a la meta en menos de 46 horas, que es el tiempo establecido”, indicó Canese.

LO FÍSICO. Con respecto a la preparación física, ambos coincidieron que vienen del mundo de la ecoaventura, donde uno realiza ciclismo, canotaje, corridas en el monte, natación, escaladas.

“Estuvimos en el Desafío Guaraní, en las carreras de Misión, que para mí son una de las más duras que se realizan en la Patagonia, Argentina, que son de 160 km por la Cordillera de los Andes ya tenemos casi 10 años en esto, que prácticamente es una filosofía o un estilo de vida para todo aquel que lo practica”, consignó Canese, el que más habló de entre los dos.

“En este tipo de carreras, de momentos uno está más fuerte que el otro y viceversa, de repente uno es más rápido en las subidas y el otro en el descenso o uno está más despierto, el otro un poco dormido, todo depende de cómo uno va encarando la competencia, porque podés planificar todo, pero en el momento te encontrás con otra cosa, como por ejemplo, lluvia, nieve, o comés algo que te caiga bien o algo que te caiga mal, pasas barro, charco, te salen ampollas todo eso pasa en la carrera”, añadieron.

REQUISITOS. En el Mont-Blanc –consignaron– que no es que “uno va, se inscribe y corre, sino más bien tiene un proceso de inscripción bastante riguroso, como para tener en cuenta que el competidor no sea inexperto; los que participan no son profesionales, pero tampoco unos desconocidos en el asunto”.

para FUNDACIÓN. Esta carrera tiene cosas bastante interesantes, el ganador no recibe ningún premio económico y todo lo recaudado en inscripciones y publicidades va destinado a fundaciones de salud.

Cuidan la ecología, hacen charlas sobre el cuidado del medioambiente y cuentan con reglas del cuidado ecológico que si uno las viola, puede terminar expulsado, un vasito de plástico que uno arroja por el trayecto o desviar por un sendero no autorizado pueden ser descalificadores.