3 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
29°
Domingo
Mayormente despejado
21°
32°
Lunes
Mayormente despejado
23°
35°
Martes
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
miércoles 26 de octubre de 2016, 04:25

Pakistán despide a 62 cadetes y un capitán muertos en un ataque insurgente

Islamabad, 26 oct (EFE).- Pakistán despidió hoy a los 62 cadetes y un capitán muertos en un ataque insurgente contra una academia de Policía en la ciudad de Quetta (oeste) con el inicio de tres días de luto oficial y la celebración de funerales con ciudades paralizadas.

"La atmósfera en Quetta es muy sombría. La ciudad está parcialmente paralizada con una gran presencia de las fuerzas de seguridad", dijo a Efe Anwar-ul-Haq Kakar, portavoz del Gobierno de la provincia de Baluchistán, cuya capital es Quetta.

El portavoz indicó que existe una sensación generalizada de inseguridad en la zona tras el ataque cometido por tres terroristas suicidas en la madrugada de ayer contra la academia policial, ocurrido tres meses después de una matanza en un hospital en Quetta que causó 72 muertos.

Los cuerpos de los 63 fallecidos han sido enviados a sus localidades de origen en la provincia y se están celebrando funerales en diferentes puntos.

El asalto comenzó poco antes de la medianoche del lunes, cuando tres insurgentes entraron en la Academia de Policía de Baluchistán tras matar a un vigía, se dirigieron a los dormitorios y abrieron fuego contra los cadetes.

Dos de los terroristas activaron las bombas que portaban mientras que el tercero fue abatido por las fuerzas de seguridad tras una operación de cinco horas.

El ataque fue reivindicado por una facción de la principal organización insurgente del país, el Tehrik-e-Taliban Pakistan (TTP), y también por el grupo yihadista Estado Islámico (EI).

Sin embargo, las autoridades paquistaníes afirmaron que la acción fue cometida por el grupo local insurgente suní Lashkar-e-Jhangvi (LeJ) y que los autores estaban en comunicación durante el ataque con Afganistán.

"LeJ llevó a cabo el ataque con el apoyo de la India y Afganistán. La reclamación del EI es falsa", señaló el portavoz provincial.

Tras la matanza, el primer ministro paquistaní, Nawaz Sharif y el jefe del Ejército, Raheel Sharif, viajaron a Quetta, participaron en rezos en honor de los muertos y mantuvieron dos reuniones de seguridad, de las que no trascendieron detalles.

Baluchistán, provincia fronteriza con Afganistán e Irán y la más extensa y menos poblada de Pakistán, es escenario habitual de violencia con la presencia de grupos armados separatistas, facciones talibanas y grupos yihadistas.

El país asiático ha experimentado una significativa reducción de la violencia extremista desde el inicio en junio de 2014 de una operación en las zonas tribales contra el TTP y otros grupos insurgentes.

Pero Baluchistán ha continuado sufriendo graves ataques con 362 muertos en lo que va de año, muy por encima de los 135 de las zonas tribales, hasta hace poco el área con más mortalidad por violencia extremista del país, según la base de datos del Instituto de Estudios de Conflicto y Seguridad de Pakistán.

El pasado agosto, un suicida mató a 72 abogados en un hospital en el que se habían reunido por el asesinato una hora antes de otro prominente letrado.