26 de septiembre
Lunes
Despejado
12°
29°
Martes
Despejado
16°
32°
Miércoles
Despejado
18°
35°
Jueves
Muy nublado
20°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
País
sábado 17 de septiembre de 2016, 01:00

“No hubo cobro indebido de salario de las personas nombradas por mí”

El ex rector de la Universidad Nacional de Asunción (UNA) niega los cargos por los cuales fue acusado por la Fiscalía. No le guarda rencor a nadie, ni al diario que –admite– inició la investigación en su contra.

Por Pepe Vargas

jvargas@uhora.com.py

Empleando un tono distendido, sin mezquinar risas y carcajadas, Froilán rompió un silencio que duró casi un año, tras su traumática salida del Rectorado de la UNA. Entre otras cosas, dijo, que no la pasó mal en el Penal de Tacumbú.

–Lo acusaron por lesión de confianza, ¿ya recibió la notificación?

–Esta mañana (por ayer) mis abogados están retirando copia de la acusación de la Fiscalía. Vamos a sentarnos a leer, analizarla, a estudiarla y después vamos a tener todas las respuestas para la prensa.

–¿Cuál es su postura frente a este proceso judicial?

–La Fiscalía utilizó el tiempo suficiente para investigar todos los hechos supuestamente irregulares y vamos a leer porque desconocemos lo que dice; solo informaciones tenemos porque durante un año no tuvimos contacto con la Fiscalía, no tuve más llamados ni notificación. Anoche, gracias a ustedes, vi que se refirieron a la Ley 4995 que utilizaron como instrumento de acusación, pero de ahí a qué artículos de la ley de universidad, desconocemos. El lunes tendríamos a la vista la situación más clara.

–Imagino que vio las denuncias que se publicaron...

–Sí, conozco muy bien. El diario Última Hora fue el que inició la investigación y que acompañó la denuncia de la abogada Kattya González y que está caratulado en inducción al cobro indebido (de honorarios) y lesión de confianza. Y vamos a ver a qué artículos de la Ley 4995, o a qué artículo del estatuto de la UNA, o a qué artículos de la Ley 136 de Universidades corresponden. Es importante recordar a la opinión pública que la Ley 4995 entró en vigencia en junio del 2015.

–¿A qué se refiere?

–Que de las 47 personas acusadas, aproximadamente 40 de ellas no fueron nombradas por mí. Yo no induje a esos nombramientos. Esas 40 personas fueron nombradas por los (entonces) rectores Luis H. Berganza, Darío Zárate Arellano, Battilana Nigra y Pedro González.

–¿Con esto no asume la inducción de cobro indebido?

–No, la mayoría, no. Las personas que están ahí (acusadas), si usted las ve son personas antiguas, algunas tienen 25 años, otras...

–¿Y las que usted nombró?

–Y yo estuve un año en el Rectorado. Lo más simpático es que al Estatuto actual lo llaman "Estatuto Froilán". Estuve un año dos meses en el Rectorado y ese Estatuto tiene aproximadamente 25 años, del tiempo del Dr. Luis Berganza. Tuvo algunas una o dos modificaciones en tiempos del Dr. Arellano; una o dos modificaciones con González y en mi tiempo, en marzo y abril, tuvo uno o dos cambios. Pero el cuerpo del Estatuto tiene casi 25 años.

–De los funcionarios que nombró, ¿no cobraron de forma irregular?

–No, absolutamente, no. Eso está ajustado de acuerdo con la Ley General de Educación. Vea usted la Ley 136 de Universidades, el Estatuto de la Universidad Nacional y sus reglamentos. Mal haría yo como antiguo ordenador de gastos nombrar en contra de la ley y sus reglamentos.

–El caso más sonado fue el de Tatiana Cogliolo, quien siendo parvularia cobrara como docente en Veterinaria. ¿Qué dice al respecto?

–Mira, eso lo van a leer en mi defensa o cuando lea totalmente cómo argumentaron... En este momento no puedo esgrimir ninguna opinión respecto a la acusación de la Fiscalía porque no tengo a mano qué dijeron de la licenciada Tatiana Cogliolo. Cuando lo lea, con todo gusto, palabra por palabra lo vamos a decir.

–¿Qué me dice de los parientes de Tatiana que fueron nombrados? ¿Usted niega eso?

–Eso está totalmente negado. Declaré 16 horas ante la Fiscalía: diez horas un viernes y seis horas un lunes. Ya he desmentido totalmente eso. No hubo cobro indebido de salario de todas las personas nombradas por mí.

–¿A cuántas personas nombró?

–En ese un año... tengo que mirar la lista, pero habrán sido cinco a siete personas. Todo eso está en mi declaración ante la Fiscalía: a quiénes nombré yo y qué rectores nombraron al resto de las personas acusadas.

–Estuvo 23 años al frente de Veterinaria y lo acusan de haber convertido la facultad en una seccional colorada.

–No puedo negar mi condición de colorado, pero cómo voy a convertir en seccional. Construí cuatro facultades. Cuando yo tomé el decanato, en el 91, la enseñanza en Veterinaria en Concepción funcionaba en el local de los excombatientes de la Guerra del Chaco. En San Juan Bautista, Misiones, funcionaba en un caserón español alquilado. Caazapá no tenía facultad de Veterinaria ni Santaní. Construí la facultad en Concepción con apoyo de la diputada liberal Ramonita Mendoza, cuando ella era gobernadora. La facultad de San Juan la construí con el gobernador liberal. No se puede seccionalizar la universidad porque cada año les necesitamos a los colorados, a los liberales, a los del Frente Guasu. La granja de Veterinaria de Concepción la construimos gracias al presidente (Fernando) Lugo, con gestiones de Ramonita y cuando el director de Itaipú era un liberal, Mateo Balmelli. Entonces, cómo yo voy a seccionalizar.

–¿Piensa volver a la UNA?

–Yo ya estoy jubilado, gracias a Dios ya me jubilé. Me dedico a la veterinaria, lo que me gusta, realizó atención privada.

–¿Pensó que iba a terminar en Tacumbú?

–Cuando me fui, recibí la acusación sobre el nombramiento de doce personas, yo veía a dos o tres nomás de los que yo había nombrado (risas). Tenía que irme a Tacumbú porque había peligro de fuga. Imagínese 36 años de carrera universitaria, exclusivamente académica; miembro de la Comisión Mundial de la Educación Veterinaria, con sede de París; varias veces presidente de la Federación de Facultades de Veterinaria del Mercosur. ¿Me voy a fugar? ¿Irme dónde? ¿Dejar mi familia, a mis hijos, a mis nietos?...

–¿Y cómo fue su paso por Tacumbú?

–La vida te enseña muchas cosas, conocí muy buenas cosas en Tacumbú. Dos meses de pasantía preciosa en Tacumbú (risas). Ni te imaginás con quién almorzaba y con quién cenaba (carcajadas).

–¿Estuvo en los pabellones de lujo de Jarvis Pavão?

–Estuve en el pabellón Libertad, así como siempre se dijo. Pero recorriendo toda la cárcel, todo Tacumbú, me encantó.

–¿Qué tal se llevó con los presos?

–Me llevé muy bien, visité iglesias, estuve con los menonitas.

–¿Estuvo con Jarvis?

–No, con él no porque estaba en otro sector; pero les conocí a todos. Él se iba a la iglesia adventista, yo a la menonita.

–¿No se sintió amenazado?

–No, no. Fui muy bien tratado, yo era el tío Froilán en la cárcel.

–Para cerrar, ¿no le guarda rencor a nadie?

–No, lo peor que el humano puede hacer es guardar rencor porque así envenenás el espíritu. Y yo no tengo motivos para envenenarme porque te cuento que tengo hijos preciosos muy jóvenes, preciosos nietos, no puedo envenenarme y tengo una esposa desde hace 36 años.

Lea mañana: Froilán acusa que "golpe interno" acabó con su mandato en la UNA.