23 de agosto
Miércoles
Despejado
24°
34°
Jueves
Mayormente nublado
24°
35°
Viernes
Despejado
23°
35°
Sábado
Nublado
20°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Opinión
martes 4 de julio de 2017, 02:00

No es de fiar

René González Ramos – En Twitter: @ramosrene
Por René González Ramos

Hace tiempo que la educación está en tela de juicio en todo el mundo y, por supuesto, Paraguay no es la excepción. Ningún sector de la sociedad está contento con la educación que recibe en la escuela, colegio o universidad, sea de gestión oficial, subvencionada o privada.

Y es una pena la poca credibilidad que tiene la institución rectora de la educación en el país: el Ministerio de Educación y Ciencias (MEC).

Los alumnos del Centro Regional de Educación Saturio Ríos lo manifestaron recientemente durante la toma del colegio, que, por cierto, culminó ayer en San Lorenzo.

"No podemos confiar mucho en el MEC, ya que no es una institución pública de fiar", apuntaron los secundarios. Para bien, el conflicto se destrabó luego de que las autoridades accedieran al fin a firmar una carta de compromiso con los jóvenes.

Esta visión de poca confianza hacia las autoridades del ministerio no es única del Saturio Ríos. Recientemente, un grupo de estudiantes reclamó la falta de cumplimiento de las promesas emitidas por el Ejecutivo luego de la Marcha Nacional de Colegios Públicos y Privados (Mncpp) en el 2015.

Uno de los cuestionamientos es hacia la infraestructura escolar. Una licitación para reparar locales escolares en todo el país sigue dando mil vueltas, burocracia que el ministro de Educación, Enrique Riera, tanto prometió acabar cuando inició su periodo como titular de la cartera. Algunas caras cambiaron en el MEC, pero en general las cosas siguen igual.

Otro ejemplo son los libros de texto para la Media que llegaron recién a mediados de año. Encima deberán guardarse en las bibliotecas de las escuelas, cuando lo que se afirmó es que cada estudiante recibiría en sus manos estos materiales. Esta falta de compromiso de parte del MEC es la que impulsó también otra toma en un colegio de Limpio. Los estudiantes y docentes del Colegio Nacional San José denunciaron que la obra para reparar la institución quedó estancada durante un mes.

Los responsables de la entidad educativa ni estaban enterados de estos retrasos.

Lo peor es quizás la reacción que tienen los más altos funcionarios de Educación cuando hay conflicto. Uno utilizó supuestamente el Whatsapp para amenazar a uno de los padres con ingresar a la fuerza en el Saturio Ríos, otro habló de una "injerencia externa" que ejerció influencia en los secundarios.

Definitivamente, la injerencia externa es la vieja confiable (del meme) o la excusa del MEC cuando no son capaces de resolver una situación. Pasarán los años para que se modifique esta imagen negativa hacia el MEC y, sobre todo, hacia sus autoridades. Mientras, no queda otra que esperar por escuelas públicas más seguras, mayor inversión para el sector y mejor calidad.