30 de abril
Domingo
Muy nublado
17°
25°
Lunes
Parcialmente nublado con chubascos
18°
24°
Martes
Mayormente despejado
19°
27°
Miércoles
Muy nublado
19°
27°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
jueves 29 de septiembre de 2016, 02:00

Motochorros dejan grave a policíaen un asalto, a días de su jubilación

El suboficial, que ayer debía recibir un homenaje por su labor como uniformado, se debate entre la vida y la muerte en el Hospital del Trauma. Comunicadores también fueron víctimas de la inseguridad.

El suboficial de Policía Hilario Rojas fue herido con un disparo en el mentón por resistirse a un asalto. Sus agresores huyeron en una motocicleta. El hecho ocurrió cerca de las 22.00 del martes, en la esquina de las calles Comandante Ignacio Aguirre y Julián Alarcón Rojas, del barrio Carmelitas de Asunción, en inmediaciones del Centro Parroquial San Pedro, una zona poco iluminada. Allí dos hombres lo interceptaron mientras caminaba y le exigieron que entregara su cartera tipo botinera que llevaba apretada bajo el brazo. En la misma el suboficial Rojas tenía un revólver calibre 38 y otras pertenencias; se resistió y uno de los asaltantes le disparó en la cara, dejándolo gravemente herido.

El lamentable episodio se produjo en víspera de recibir Rojas un reconocimiento de parte de sus camaradas, por haber culminado sus labores como policía.

"Hoy, a puertas de su jubilación, sus jefes y compañeros brindan un merecido reconocimiento a su larga trayectoria", se lee en parte del texto acompañado con fotos del uniformado, que le iban a entregar ayer, durante un almuerzo de despedida, ya que el mismo se acogía a la jubilación luego de 30 años de servicio en el Departamento de Publicaciones de la Policía, donde llegó a ser jefe de imprenta. Sus compañeros lamentaron lo sucedido y afirmaron que tuvieron que conseguir 40 donadores de sangre que necesitó el hombre durante las intervenciones quirúrgicas que le realizaron en el centro asistencial.

El comisario Carlos Escobar, jefe de la Comisaría 10ª Metropolitana, quien participó del operativo, admitió que los motoasaltantes están sembrando el terror en la sociedad. "Los motoasaltantes declararon la guerra a la ciudadanía. Estos no tienen miedo de la Policía y juegan a matar para robar las pertenencias de sus víctimas", expresó.