10 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
28°
Domingo
Mayormente nublado
19°
30°
Lunes
Parcialmente nublado
22°
32°
Martes
Parcialmente nublado
21°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
martes 16 de agosto de 2016, 21:58

Más de cien republicanos piden al partido que deje de financiar a Trump

Washington, 16 ago (EFE).- Más de 120 republicanos entregaron hoy una carta al presidente del partido con la petición de que deje de financiar la campaña a la Casa Blanca del magnate Donald Trump, que consideran perdida, para centrar los recursos en mantener la mayoría conservadora en el Congreso estadounidense.

En la misiva, los 123 firmantes, entre los que hay media docena de hispanos, aseguran que la mera presencia de Trump amenaza en convertir las elecciones de noviembre, no solo las presidenciales, en una "victoria arrolladora" de los demócratas.

Actualmente, los republicanos mantienen una cómoda mayoría tanto en el Senado como en la Cámara de Representantes, que según la carta podrían esfumarse en favor del partido de Hillary Clinton, el Demócrata.

Una de las firmantes de la carta, Sharon Castillo, quien trabajó como asesora en las campañas presidenciales republicanas de George W. Bush en 2004 y Mitt Romney en 2012, afirmó a Efe que la campaña de Trump "se está hundiendo" y que "puede causar una debacle" en su camino.

Según Castillo, la misiva representa un "pedido respetuoso" al presidente del partido, Reince Priebus, a que reasigne los fondos disponibles a "contiendas congresionales en peligro" y advirtió que, de no hacerlo, la responsabilidad de perder el control de las cámaras recaerá sobre la dirección republicana.

"Si se llega a perder el Congreso, gran parte de la responsabilidad recaerá sobre el partido. Ellos tendrán que vivir con esta realidad", afirmó Castillo, quien reveló que todavía no han recibido una respuesta de Priebus.

Más allá del motivo estratégico de mantener el Congreso, Castillo explicó que hay un trasfondo político de oposición a un candidato que "no es conservador", no está preparado para la política pública y que supone una "vergüenza" ante el escenario internacional.

También mencionó sus continuos insultos a los inmigrantes y "el cuento" del muro con México.

La carta está suscrita por los representantes a la Cámara Scott Rigell y Reid Ribble, así como el exsenador Gordon Humphrey y otros siete excongresistas, como Chris Shays, Tom Coleman y Vin Weber.

Algunos, como Shays, ya han anunciado que votarán por la demócrata Hillary Clinton en noviembre, mientras que Rigell lo hará por el libertario Gary Johnson, una opción que despunta en las encuestas con un apoyo de entre el 5 y el 10 %.

Otros de los hispanos que han firmado la carta junto a Castillo son Rosario Marín, extesorera de EE.UU. bajo la Presidencia de George W. Bush, o Rudy Fernández, que también sirvió durante ese periodo como asistente en la Oficina de Asuntos Intergubernamentales.

También el expresidente de la Asamblea Hispana Nacional Republicana, Danny Vargas; y Ricardo Reyes, exfuncionario de la Administración Bush y presidente de la organización Republicanos por Clinton (R4C16).

Aunque muchos de los firmantes no votarán por Trump y algunos han mostrado su intención de hacerlo por otros, la misiva tan solo se centra en defender las mayorías republicanas en el Congreso y remarca que no supone un "apoyo a nadie" más.

"Esta no debería ser una decisión difícil ya que las posibilidades de que Trump resulte electo se evaporan cada día que pasa", concluye la misiva.

Esta petición se suma a otra carta suscrita por medio centenar de ex altos cargos republicanos que ocuparon puestos de seguridad nacional y divulgada la semana pasada en la que expresaron su oposición a Trump por suponer un "peligro", precisamente, a la seguridad del país.