24 de septiembre
Viernes
Parcialmente nublado con chubascos
17°
21°
Sábado
Chubascos
17°
25°
Domingo
Parcialmente nublado
21°
31°
Lunes
Parcialmente nublado
19°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Arte y Espectáculos
viernes 23 de diciembre de 2016, 01:00

Mantiene el espíritu de Star Wars

Así la vimos Rogue One

Sergio Cáceres Mercado

sergio209@lycos.com

Habrá Star Wars para rato. Hacer un spin off (historias derivadas) de la saga principal no es muy dificultoso en cuanto a concebir la idea. Todavía tenemos en cartelera una salida de las historias de Harry Potter, y ahora nos llega Rogue One, que nos permite seguir viviendo en una galaxia muy lejana.

Al tratarse de una creación derivada, y especialmente en el caso de Star Wars, el atractivo es encontrar pistas que conecten con personajes y situaciones conocidas. En el caso de Rogue One, se entiende muy bien que los sucesos ocurren después del capítulo III (La venganza de los Sith) y sirve de preámbulo al IV (Una nueva esperanza). De ahí el otro atractivo de esta entrega especial: la aparición de Darth Vader, uno de los villanos más queridos.

La trama en si es bastante sencilla. Se apela nuevamente a una protagonista femenina, siguiendo la propuesta iniciada en el episodio VII. Hay detalles que a esta altura parecen obligados a aparecer en cada historia de Star Wars, por lo que la creatividad en algunos aspectos parece ya constreñida. Sin embargo, hay suficientes argumentos para mantener al espectador entretenido y al fan satisfecho.

Michael Giacchino hace una excelente labor en la musicalización respetando el estilo de John Williams y agregando su talento propio. Todo lo referente a los efectos especiales está muy bien trabajado pues la recreación de arte de algo hecho en 1977 no es fácil. En ese sentido la escena final utiliza un truco digital que ya vimos en otras superproducciones como Terminator y Avengers, y que logra el efecto requerido.

El elenco es más que variado, y Felicity Jones y Diego Luna no defraudan en absoluto. Los consagrados como Mads Mikkelsen y Forest Whitaker mucho menos. En cuanto al nuevo androide, es todo un personaje, a la altura de C-3PO y R2-D2.

Ya estará más de un fanático seguidor buscando y encontrando inconsistencias y errores entre Rogue One y la saga madre. Pero en esencia cumple su cometido y es seguro que mantiene el espíritu de Star Wars. Una cosa es segura: A partir de esto los spin off seguirán llegando para el deleite de todos. Repetimos, habrá Star Wars para rato.

Calificación: *** ½ (buena a muy buena).