8 de diciembre
Jueves
Lluvioso
21°
25°
Viernes
Tormentas
21°
25°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
domingo 18 de septiembre de 2016, 01:00

Maduro, presionado por crisis, busca un respiro en la Cumbre de Mnoal

Denunció una arremetida imperialista con métodos de guerra no convencionales en forma de guerra económica que ha detenido y a la que, asegura, vencerá. Hará campaña por congelar la producción de petróleo.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, denunció ayer que su Gobierno es víctima de una "arremetida imperialista" y una "guerra económica" que busca derrocarlo, al encabezar la Cumbre del Movimiento de Países No Alineados (Mnoal), en momentos en que su país está en una profunda crisis.

Venezuela enfrenta "una arremetida con métodos de guerra no convencionales (...) en forma de guerra económica", que "hemos detenido y que vamos a derrotar más temprano que tarde", manifestó Maduro.

El presidente socialista aseguró que esa guerra es parte de "una arremetida imperialista para tratar de socavar los avances y los logros de la revolución bolivariana" que fundó el fallecido líder Hugo Chávez (1999-2013) y que alcanza a toda América Latina, para imponer a las "oligarquías" tradicionales.

Maduro acusa a la oposición venezolana de planear un golpe de Estado con apoyo de Estados Unidos, mientras que esta asegura que el mandatario se aferra al poder con los militares y el control de los órganos de justicia y electoral.

La coalición Mesa de la Unidad Democrática (MUD) está en una ofensiva por lograr un referendo revocatorio este año, que según la firma Datanálisis es apoyado por ocho de cada diez venezolanos.

Abrumado por la crisis política y económica, Maduro busca un respiro en la XVII Cumbre del NOAL, que se celebra durante dos días en la ciudad de Porlamar, en la caribeña Isla Margarita, adonde asisten los mandatarios de Irán, Zimbabue, Cuba, Ecuador, Bolivia, El Salvador, la Autoridad Palestina.

Maduro recibió del presidente iraní, Hasan Rohani, la presidencia por tres años de este bloque que reúne a 120 países y busca reinventarse en un mundo pos-Guerra Fría, en cuyo apogeo nació hace más de medio siglo frente a la bipolaridad de EEUU y Rusia.

El presidente socialista venezolano enfrenta un enorme descontento popular por la altísima inflación y la escasez de productos básicos, que provocan largas filas en los supermercados para conseguir alimentos a precios subsidiados.

No obstante, también ha perdido la influencia internacional que tenía su mentor Hugo Chávez, ante el desplome de los precios del petróleo y el retroceso de la izquierda en la región.

Miembro de la OPEP, el país con las mayores reservas petroleras del mundo buscará respaldo a su campaña para congelar la producción global del crudo, en un intento por estabilizar los precios del llamado oro negro, del que depende el 96% de sus divisas.